El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.20/Sep/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

¿Cuándo practicar la eutanasia en los perros?

23 de noviembre de 2014 00:00

No es un asunto que se aborde con frecuencia ni con facilidad, porque las mascotas se convierten en los seres más queridos de muchas familias.

Aunque es doloroso pensar en esta posibilidad, los veterinarios recomiendan asumir con seriedad este tema, porque tarde o temprano llegará el momento de tomar esta difícil decisión. La eutanasia se puede hacer por diversos motivos, pero hay uno de peso que obliga a practicarla: el sufrimiento.

Por esta razón, es importante que, antes de practicar la eutanasia animal, el médico se asegure de que existen signos de dolor y sufrimiento en el animal. La valoración de estos signos se basa en la observación de la conducta del animal y en la respuesta fisiológica que demuestre ansiedad o dolor.

La eutanasia significa provocar el fallecimiento del perro, con ciertos fármacos, sin dolor, temor ni ansiedad. La ausencia de dolor en el momento del fallecimiento de la mascota es vital cuando se procede a suministrar la muerte. La medicación administrada debe lograr que la mascota pierda lo antes posible el conocimiento.

La quebrantada salud de un perro o el estado avanzado de ciertas dolorosas enfermedades crónicas irreversibles, como el cáncer, pueden ser motivo para proporcionar a nuestra mascota —llegado el momento— una muerte digna. Las enfermedades degenerativas que conllevan un sufrimiento difícilmente soportable para el can, los fallos vitales de ciertos órganos o un daño excesivo a causa de un grave accidente son algunos de los motivos que pueden justificar la eutanasia.

En cualquier caso, una evaluación médica detallada realizada por un veterinario guiará al dueño a la hora de conocer con exactitud cuál es el estado de salud de su mascota. Hay perros que pueden llegar sin problemas de salud hasta los 15 años o incluso más.

Sin embargo, a partir de que cumplen 13 años es posible que comiencen a surgir problemas de salud graves o irreversibles relacionados con la avanzada edad del perro. Si estas dolencias son irreversibles y hacen sufrir de forma innecesaria al animal, quizás sea el mejor momento de plantearse la eutanasia como una opción de muerte digna. La jovialidad de un perro anciano puede servir de indicativo para saber que goza de una buena calidad de vida.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado