El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.24/Oct/2021

Empresariales

Tendencias
Historias relacionadas

4 pasos claves para la digitalización de las ciudades post pandemia

30 de septiembre de 2021 15:49

La pandemia producto del brote del Covid-19 nos dejó una valiosa lección en torno a la importancia de considerar a la digitalización de procesos como una prioridad absoluta para entidades públicas, empresas privadas y cualquier organización cuya actividad esté ligada al contacto directo y abierto con la ciudadanía. ¿Por qué? Principalmente porque, en la nueva normalidad, aspectos como los controles de aforo, el distanciamiento social, y la restricción de horarios, generan una necesidad para las personas de tomar decisiones en base a cómo se abordan estos aspectos en los lugares a los que asisten con regularidad.

 

En ese sentido, Adriana Custode, Jefa de Internacionalización de ufirst, indica que la pandemia demostró cómo la tecnología puede mejorar la vida de las personas y el confort en general, permitiéndoles acceder a un conjunto de determinados productos y servicios de manera digital. “Hoy en día, convertirse en ciudad inteligente o smart city es un punto clave en la proyección de muchos municipios, especialmente de las ciudades más pobladas, y esto es posible con la aplicación de nuevas tecnologías digitales que gestionen los servicios de las urbes, desde el transporte público y privado, hasta el sector financiero y los servicios de salud.”

Para facilitar este proceso de innovación, la representante de ufirst detalla a continuación 4 pasos claves que las ciudades deben dar para lograr una verdadera transformación digital post pandemia:

  1. Optimizar la conectividad

La conectividad es considerada como la gran clave para convertirse en una smart city. “Para que una ciudad sea inteligente, lo principal es que puedan enviarse señales de un punto a otro, y que exista intercambio de información entre las tecnologías”, explica Custode. Esto es importante porque permite sacarle provecho a las nuevas tecnologías, recopilando y analizando datos a gran escala que generen información valiosa para que las autoridades monitoreen y administren de mejor manera la prestación de servicios.

  1. Apostar por la movilidad inteligente

La movilidad inteligente, también conocida como “smart mobility” está transformando el desplazamiento de las personas en las ciudades. “A través de la creación de plataformas de gestión de tráfico se puede contribuir de forma eficiente a la movilidad de la ciudadanía”, puntualiza la experta.  “Por ejemplo, los semáforos pueden incluir sensores que permitan evaluar y llevar el control del tráfico de vehículos, disminuyendo el riesgo de congestionamiento, y además, podrían instalarse sensores en las calles que identifiquen lugares de estacionamiento vacíos.”

  1. Invertir en edificios inteligentes

Los edificios inteligentes ocupan un rol fundamental en la digitalización de las ciudades, porque ofrecen beneficios como eficiencia y sostenibilidad. Por ello, la planificación urbana de las ciudades debe contemplar infraestructura que cumpla con varias características, entre las cuales destacan la eficiencia energética, la facilidad de acceso, la seguridad y la comodidad para sus residentes. Para la representante de ufirst, estos edificios contribuyen a la dinamización y eficiencia de las urbes, y en los últimos años, se ha evidenciado una gran evolución y proyección hacia esta tendencia futurista. “Para evidenciar las ventajas reales de una ciudad inteligente, se debe desarrollar un lenguaje común entre todos los edificios y estructuras que la componen, y así establecer una coordinación y un fortalecimiento de todos los procesos y las rutinas diarias de sus habitantes.”

  1. Reinventar el acceso a servicios

La tecnología disponible hoy en día permite reinventar la forma en que los ciudadanos acceden a los servicios que ofrecen las ciudades. “ufirst, por ejemplo, es una plataforma que permite al usuario establecer su ubicación real, y a partir de ello, visualizar todos los servicios disponibles a su alrededor, desde bancos, hasta restaurantes, hospitales, instituciones gubernamentales, entre otros”, señala la especialista. A esto se suma la posibilidad de coordinar su atención en estas instalaciones, en la fecha y hora en la que haya disponibilidad y que mejor se ajuste al ciudadano. Una alternativa como esta coadyuva a la optimización de tiempos, mejora de la experiencia de los usuarios, e incluso a incrementar la productividad de las instituciones proveedoras de servicios.

Contenido externo patrocinado