Especial Fin de Año 2017

Quinteros dejó a la ‘Tri’ en el octavo lugar y sin Mundial

- 31 de diciembre de 2017 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

El exdirector técnico de la Selección Ecuatoriana, Gustavo Quinteros fue despedido de su cargo dos fechas antes de que terminaran las Eliminatorias Sudamericanas al Mundial de Rusia 2018.

Dejó a la ‘Tri’ en el octavo lugar de la tabla y sin opciones reales de clasificar a la cita ecuménica.  Su salida de la selección fue una decisión que tomó la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) argumentando que el estratega nacido en Argentina no cumplió con los objetivos que él mismo se había planteado: ganar tres de los últimos partidos, para no depender de otros resultados.

El 5 de septiembre de 2017 dirigió su último partido como DT de la selección. Lo hizo en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Ese día la ‘Tri’ cayó 2-1 y quedó casi sin opciones de conseguir uno de los 4 cupos y medio para la Copa del Mundo que se disputará en Rusia.

Ecuador terminó en el octavo lugar, donde lo había dejado Quinteros, con 20 puntos, a seis de Perú que fue quinto y consiguió el boleto para la repesca mundialista.

Hasta la fecha 13, Ecuador se mantenía en zona de clasificación al Mundial. Tuvo un arranque que ilusionaba, en octubre de 2015 al vencer 2-0 a Argentina en el estadio Monumental de River Plate, en Buenos Aires.

Durante 2015 y 2016, la Selección Ecuatoriana estuvo siempre en puestos de clasificación. En tres ocasiones fue líder absoluto de las Eliminatorias; tres veces fue segunda; en otras tres oportunidades se ubicó tercera; dos veces estuvo en el cuarto puesto y en la fecha 13 se instaló quinto.

El declive de la selección, que hasta ese entonces fue dirigida por Quinteros, comenzó en septiembre de 2016 cuando fue goleado 3-0 por Brasil en el estadio Olímpico Atahualpa. Luego vino una serie de resultados que la alejaron de los primeros puestos. La crisis mayor la vivió este año, al perder los seis partidos que disputó: tres en condición de local y tres como visitante.

El golpe más duro, además de la eliminación a Rusia, es haber perdido la fortaleza de jugar en el estadio Olímpico Atahualpa. En ese estadio, en la última parte del torneo cayó 2-1 con Perú y 3-1 frente a Argentina. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: