Violencia hacia mujeres y niñas, una problemática ignorada por ciertos candidatos

En los planes de gobierno de los candidatos poco se habla sobre la violencia de género.
23 de enero de 2021 00:36

Según una encuesta realizada en 2019 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en Ecuador el 64,9% de mujeres han sufrido algún tipo de violencia, tanto en zonas urbanas (65,7%) como en zonas rurales (62,8%). Esto incluye violencia física, psicológica, sexual, económica y patrimonial, y violencia gíneco-obstétrica.

Es lamentable que, hasta hace poco, casi ninguno de los candidatos a la presidencia había tocado el tema de la violencia de género, ya que una de las cifras alarmantes que existen determinó que hubo 82 mujeres asesinadas por su pareja en este año de pandemia. Afortunadamente, el segundo debate presidencial organizado por el Consejo Nacional Electoral fue testigo de la preocupación de algunos postulantes frente a esta temática.

“La violencia en contra de la mujer es una pandemia en el Ecuador. 65 de cada 100 mujeres son violentadas y 33 de cada 100 han experimentado una violencia sexual. ¿Qué propuestas concretas tiene usted para prevenir y erradicar este flagelo?” Aquella pregunta dirigida a César Montúfar, candidato de la alianza entre Concentración y Partido Socialista, puso en el mapa a la violencia de género. Luego, postulantes como Ximena Peña, del partido Alianza País, y Xavier Hervas, del partido Izquierda Democrática, se sumaron a dar soluciones a dicha problemática de Derechos Humanos. Pero ¿qué propuestas concretas tienen todos los candidatos frente a esta problemática?

Once de los dieciséis candidatos tienen propuestas específicamente para erradicar la violencia de género y proteger a la víctima. Entre ellas está la de Lucio Gutiérrez, del partido Sociedad Patriótica, quien propone crear políticas públicas para proteger a las mujeres que sufren violencia intrafamiliar eliminando la suspensión condicional de pena en caso de violencia contra el núcleo familiar.

Isidro Romero, del partido Avanza, también plantea “reforzar la lucha contra la violencia de género y el uso responsable de las tecnologías de la información y la comunicación” mediante alianzas con universidades, Escuelas Politécnicas, ECU-911 y operadoras telefónicas, para el desarrollo de aplicaciones que apoyen la prevención de la violencia. Y Guillermo Lasso, del partido Creo, quien también propone implementar botones de pánico en los celulares para víctimas de violencia de género e intrafamiliar.

Montúfar tiene dos propuestas específicamente direccionadas hacia la violencia de género. La primera, “evitar la revictimización, fortalecer la referencia y contrarreferencia además de prevenir situaciones de riesgo para las víctimas de violencia.” La segunda, “fortalecer el Sistema Nacional Integral Descentralizado para prevenir y erradicar la violencia”. Además, es uno de los cuatro candidatos a la presidencia entre los que se encuentran también Xavier Hervas del partido Izquierda Democrática, Ximena Peña, del partido Alianza País, y Yaku Pérez, del movimiento político Pachakutik, que según Francisca Morejón, de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, han demostrado interés al preguntar sobre las problemáticas del 50,18% de la población femenina ecuatoriana.

No obstante, existen postulantes como Juan Fernando Velasco, del movimiento político Construye, y Guillermo Celi, del partido SUMA, que tienen propuestas sobre género, sin embargo, ninguna de ellas está relacionada con la erradicación de la violencia hacia la mujer. De las dos propuestas presentadas por el candidato Celi, la primera se refiere a la “igualdad de oportunidades y remuneraciones para hombres y mujeres”. La segunda plantea “promover el mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres, así como su acceso a mejores condiciones de salud, educativas, laborales, salariales y de participación política”.

De igual manera el postulante Velasco ofrece “incorporar el enfoque de género, en las agendas políticas, económicas y sociales de Ecuador”, generar “políticas públicas para la generación de indicadores de género en las empresas privadas” e “implementar el enfoque de género en programas de seguridad para tener: ciudades democráticas, justas y accesibles”. Sin duda son temas un poco distantes a la problemática de violencia de género.

Incluso, tres de los candidatos de centro, entre los que se encuentran Giovanny Andrade, del movimiento Unión Ecuatoriana, Paúl Carrasco, del movimiento Juntos Podemos, y Carlos Sagnay de la Bastida, del partido Fuerza Ecuador, no han presentado ni una sola propuesta en cuanto a la problemática.

Sin embargo, en una entrevista a Sagnay dijo que en su gobierno “la mujer tendrá un puesto preponderante, igualdad de derechos, condiciones y oportunidades y no vamos a permitir que se la maltrate ni se la discrimine”. No obstante, no se ha visto reflejada hasta el momento ninguna propuesta en su plan de gobierno.

La politóloga Mónica Mancero explica que lamentablemente existen algunos candidatos que no perciben a la violencia hacia la mujer como un problema que tenga que resolverlo el Estado ni las políticas públicas, debido a que en la percepción de ciertos postulantes el tema de violencia de género seguramente es un tema que debe resolverse en el ámbito privado.

Mancero resalta que hay un discurso de ciertos candidatos como Andrade, del movimiento Unión Ecuatoriana, y Pedro Freile, del movimiento Amigo, en los que hablan de endurecimiento y modernización de las penas y sanciones aplicables a la violencia intrafamiliar, con el objetivo de endurecer las sanciones, según la gravedad de los daños provocados a las víctimas y apoyarlas en su rehabilitación.

Sin embargo, Mancero explica que “no va, el endurecimiento de penas no es la solución, deben hacer políticas de prevención y planes de largo aliento donde la mujer pueda contar con recursos”.

Hay candidatos que no tienen ni una política específica y simplemente la problemática no cuenta para ellos. También están los postulantes que plantean propuestas punitivas con la idea de implementar la cadena perpetua en Ecuador y, por último, están aquellos que plantean de forma general una propuesta.

Tal como Morejón indica existe preocupación en cuanto a la protección de derechos de la mujer durante el nuevo gobierno. “Indudablemente, aquellos que están más próximos a llegar a la segunda vuelta, aparte de Yaku Pérez, no han dado ninguna esperanza de que los temas de las mujeres hayan sido tratados con responsabilidad dentro del marco de un estado laico”.

Te recomendamos

Las más leídas