El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.23/Oct/2021

Actualidad

Tendencias

Mirtha Aristeguieta: “Sin mujeres la democracia es una ilusión o una farsa”

Aristeguieta asegura que Ecuador está a tiempo de corregir su rumbo hacia la democracia y el progreso
02 de febrero de 2021 00:00

Es fundadora del movimiento CREO. Desde el 2012 promueve la participación de las mujeres en Ecuador. Primero como presidenta provincial y desde el 2017 como presidenta Nacional de las Mujeres CREO. Mirtha Aristeguieta nació en Machala en 1983.

Ella cree que estas Elecciones Generales de 2021 son las más trascendentales de la era democrática del Ecuador. “No solo porque hay una gran crisis sanitaria y económica, sino porque la pandemia más grande que soporta Ecuador es la corrupción. Esta afecta a la credibilidad y al sentido de pertenencia social. Si no giramos el timón hacia la democracia, la gestión transparente, la participación y el diálogo, tal vez luego sea demasiado tarde”, resalta.

¿Cómo lograr esta cohesión desde la Asamblea Nacional?

Es imprescindible que la ciudadanía sienta que el espacio del diálogo y del debate está en la Asamblea Nacional. Cuando no ocurre esto se genera la distancia y la desconfianza. Actualmente el Legislativo es uno de los espacios con menor aceptación ciudadana. ¿Por qué? Porque algunos de sus integrantes le han dado la espalda a la ciudadanía. Otros han negociado sus votos a cambio de espacios de poder; o se han silenciado ante las denuncias graves de corrupción y han cuidado de forma mezquina su metro cuadrado de poder. Es decir, han aprendido a convivir con lo inadmisible.

En el plan que usted propuso al CNE destaca la participación de la mujer. ¿Cómo lograrlo?

Este es un tema crucial que debe ser abordado con una óptica integral. Es decir, la cohesión de la vida en democracia se sostiene con hilos invisibles y frágiles. Me refiero a la confianza en las instituciones, la posibilidad de crecimiento profesional y personal, la paz, la participación y el sentido de pertenencia.

La violencia política, la violencia intrafamiliar, la inseguridad y el miedo rompen estos hilos. Por eso es tan importante que todos los ciudadanos puedan ser escuchados, que su opinión tenga un espacio en la sociedad; por eso tan importante que las instituciones de Justicia del Ecuador prevengan toda forma de violencia, atiendan a sus víctimas y sancionen a los victimarios.

Los funcionarios del sistema judicial deben estar capacitados para apoyar de manera eficiente y que no se permita la revictimización, ni la impunidad.

Pero si esto es fundamental, la eliminación de la violencia política y social también es una tarea urgente. No es normal, no podemos acostumbrarnos a que se insulte a una mujer de forma pública en redes sociales.

No podemos permitir que en una transmisión pública y abierta, se amenacen a mujeres periodistas por hacer su trabajo y no se tomen las acciones correspondientes. ¡Ese es el Ecuador que no quiero para mi hija! ¡Ese es el Ecuador que debemos cambiar con urgencia!

Si las mujeres no pueden levantar su voz, si no participan, si no son protagonistas reales de la vida política del Ecuador, entonces la democracia no existe, la democracia es una ilusión o una farsa.

Todas las políticas públicas deben plantearse priorizando el impacto positivo que puedan tener sobre la vida de las mujeres y la familia. Es decir, que brinden la posibilidad de acceder a préstamos con bajos intereses para los emprendimientos que les darán autonomía financiera, capacitación en diferentes áreas de la actividad productiva  y un ambiente laboral flexible que incorpore de forma decidida, especialmente a las mujeres en edad fértil, como una oportunidad para fomentar carreras compatibles con la vida personal y familiar.

También es necesario que se fortalezca el Sistema Nacional de Prevención de Violencia para que acceder a él no sea revictimizante. En las mujeres que sobreviven a un episodio de violencia prima la desconfianza en el sistema. De acuerdo a la Fiscalía General del Estado, los casos de abusos a menores (niñas menores de  10  años)  ascendieron  a  2.763 en  2019. A  pesar de ello, únicamente 114 de estos casos están en etapa de juicio.  

Con esto ratifico: la visión debe ser integral. Es urgente una política pública para erradicar la desnutrición infantil; es urgente trabajar en políticas públicas que permitan acceso a una educación inclusiva y de calidad, es urgente impulsar acciones y normas para que los sectores público y privado implementen mejores prácticas laborales, para prevenir, detectar y sancionar el acoso laboral; es urgente que como sociedad impulsemos campañas de concientización y prevención de la violencia, de participación de las mujeres, empoderamiento y revalorización social.   

Varios de estos temas de política pública deberá realizarlos el Ejecutivo. No son de competencia de la Asamblea Nacional.

Toda política pública es de incumbencia del Legislativo. Desde mi curul pelearé para que el Ejecutivo implemente estas políticas. De otra forma acudiré a los mecanismos de fiscalización previstos en la ley.

Gran parte de la crisis que vivimos se debe a esto. Todos dicen ‘no es mi función, miro para otro lado’. Y, por supuesto, llegaré a la Asamblea Nacional para cambiarlo.

Otra de las tareas que usted tendrá al frente al llegar a la Asamblea Nacional es la fiscalización. ¿Qué hace falta para fiscalizar con seriedad en Ecuador?

Hay que hacer reformas puntuales al COIP y a la Ley de Contratación Pública, pero no es cierto que la corrupción se produzca por falta de leyes. Quien diga eso miente.

La corrupción no se ha cortado de raíz porque no ha habido voluntad de hacerlo. ¿Cómo se va a luchar contra la corrupción, si el Presidente de la República es el cabecilla de la banda criminal? ¿Cómo se va a luchar contra la corrupción si el Contralor recibe el dinero de los sobornos, o si los fiscalizadores reciben hospitales o entidades públicas a cambio de sus votos? Las leyes están ahí. Tipifican todas estas conductas, pero si el Fiscal es tío del procesado, o si se puede comprar al juez, esto no cambiará.

Todo señala que la próxima Asamblea Nacional estará todavía más dispersa, es decir, que algunos legisladores podrían cotizar mejor su voto.

Lo primero que se debe decir con toda firmeza es que a todo funcionario corrupto, sin distingo de origen, de grupo político, o de amistades que tenga, debe ser procesado en todas las instancias por la autoridad competente y recibir sanciones aleccionadoras.

Que quede claro, lo primero y más importante es la voluntad y decisión política. Luego, como legisladora impulsaré la propuesta de nuestro presidenciable, Guillermo Lasso, para la creación de una Comisión Internacional de lucha contra la corrupción, con el apoyo de la ONU. Esta Comisión debe tener el presupuesto y el respaldo político para que cumpla los objetivos: el primero, recuperar el dinero robado.

¿Qué es lo más urgente al llegar al próximo periodo legislativo?

La crisis sanitaria por el covid-19 ha ocasionado un profundo dolor en las familias ecuatorianas. Las pérdidas humanas se cuentan por decenas de miles, aunque las cifras oficiales disten por mucho. En Ecuador hubo ciudades en las que la situación se desbordó por varias semanas. Muchos han despedido a sus seres queridos en condiciones deplorables, mientras enfrentaban, a la par, la pérdida de sus empleos o de lo construido en años de esfuerzo.

Junto al Gobierno de Guillermo Lasso y el importante bloque que tendrá el movimiento  CREO promoveremos mediante las normativas específicas la participación del sector privado y la sociedad civil en iniciativas personales, nacionales y extranjeras para que continúen sumando a la recuperación y reactivación económica.

En la actualidad, el desempleo en Ecuador se disparó debido a la pandemia. Más de 1 millón de personas se encuentran desempleadas. El problema también va hacia el gran porcentaje de empleo informal que existe: 8 de cada 10 ecuatorianos no tienen un empleo adecuado.

Estamos hablando de que más de 6 millones de personas tienen trabajos inadecuados o se encuentran desempleadas. De ahí la urgente necesidad de generar empleo de calidad. Los más afectados son los jóvenes, dada su poca experiencia y corta preparación, lo que restringe su bienestar y crecimiento económico. Así también las mujeres se encuentran en situación más vulnerable ante el empleo inadecuado.

Nuestro compromiso es generar el entorno favorable para la creación de más y mejores  empleos. Crearemos un marco regulatorio que responda a las necesidades propias del país dentro de un mundo abierto y globalizado, que brinde facilidades y certezas tanto para el empleado como para el empleador.

Tenemos un Código del Trabajo promulgado hace 8 décadas, rígido y ambiguo que no deja prosperar y solo causa que el empleo informal y desempleo aumente año tras año. Es por esto que se necesita una profunda y seria reforma laboral. Yo llevo varias propuestas al respecto, pero, por supuesto nos sentaremos a dialogar con emprendedores, empresarios, trabajadores y expertos en el tema. Siempre promoveré el diálogo, siempre más participación. Más democracia.

Contenido externo patrocinado