El método de Webster amplía el abanico para las organizaciones políticas de minoría

La futura Asamblea tendrá cambios en cuanto a la representatividad de legisladores.
29 de enero de 2021 00:00

El sistema de asignación de escaños en la futura Asamblea Nacional abre el abanico para las llamadas organizaciones políticas de minoría. Esto es posible con el método de Webster, que fue aprobado dentro de las reformas al Código de la Democracia por el actual Legislativo en diciembre de 2019.

De esta forma se dejó de lado el método D’Hondt para la asignación de escaños y si bien la similitud en ambos sistemas se debe al cálculo aritmético, la diferencia radica en los divisores.

En el método D’Hondt el número de votos se divide para números secuenciales según el número de legisladores por cada provincia o circunscripción; el de Webster se aplican los divisores impares. De esta forma, el resultado da la oportunidad a que más organizaciones políticas tengan espacio en la futura Asamblea. Esto también aplica para las dignidades de Parlamentarios Andinos.

webster

Carlos Aguinaga, expresidente del entonces Tribunal Supremo Electoral, lo explica de esta forma: “en vez de dividir para uno, dos, tres, cuatro o cinco, los divisores son impares, uno tres cinco y siete y once, eso hace que las minorías puedan tener una oportunidad de representación”.

A su criterio, esto es más proporcional aunque si bien no habrá mucha diferencia con las circunscripciones pequeñas, el efecto real se verá en la elección para asambleísta nacional.

“No creo que habrá mayor diferencia para la asignación de asambleístas provinciales, la diferencia será que sean 8 o 10 curules en que estén las minorías, pero en las nacionales si habrá mayor representación de las minorías”, sostiene.

Fausto Camacho, coordinador del Observatorio Ciudadano Electoral, añade que para entender el mecanismo se debe comprender que el sistema electoral ecuatoriano tiene cuatro componentes: el método de asignación de escaños, la forma de votar, la forma de la lista y el tamaño de las circunscripciones.

“Cuál es el efecto entre uno u otro: el D’Hondt entrega mayor representación a las listas de mayoría y Webster a las de menor representación, el segundo acerca más la relación proporcional entre votos y escaños, el otro lo aleja”, recalca.

En ese sentido considera que el método aprobado por el Legislativo en 2019 es el más democrático, porque otorga más participación a las minorías en la participación de la futura Asamblea.

Sin embargo, Nicanor Moscoso, quien también fue titular del desaparecido TSE, no lo considera así. Para él, la reforma en sí se debió a que los legisladores están siempre buscando un método que pueda favorecer los intereses de su partido.

“En este caso los partidos minoritarios que conformaban la Asamblea Nacional cambiaron el método que les permita llegar al Parlamento con una pequeña votación. El método de Hond’t le daba cierta gobernabilidad a la Asamblea y al Ejecutivo y alcaldías, incluso”, asegura.
Con este método, manifiesta, si un partido que antes sacaba menos del 10% de votos no llegaba a tener una dignidad, pero ahora incluso un partido puede llegar incluso si solo obtiene un 6% de la votación.

“En mi concepto esto perjudica a la gobernabilidad y da paso a los negociados en los gobiernos locales y en la Asamblea Nacional, porque ahora se tendrá que acordar hasta con lospartidos pequeños. No comparto el criterio de que esto sea más democrático, porque dificultará la gobernabilidad”, añade.

Pero Camacho cuestiona la objeción. “Hace un año todo el mundo condenaba el método D’Hondt y se reclamaba proporcionalidad, pero ahora hay un discurso que dice que ahora se va a atomizar la Asamblea”.

Agrega que es preferible que las reglas del juego sean claras y nacidas del consenso, y que la razón del eventual fraccionamiento en la Asamblea no está dada por la distribución de curules sino por otras razones como el sistema de partidos que “está hecho pedazos”.

Y concluye que los métodos en una democracia madura deben nacer de un acuerdo y el acuerdo se cristaliza en la Constitución y esas son las que convienen y las que deben ser cumplidas. (I)

Te recomendamos

Las más leídas