"Libertad de expresión en redes sociales no tiene límites; las redes pueden destruir la reputación"

El experto considera que debería existir una regulación para aquellos que desinformen
19 de enero de 2021 11:17

Nelson Baldeón, consultor en Comunicaciones estrAtégicas, asegura que las campañas electorales, previo a los comicios del 7 de febrero han desatado una dinámica en las redes sociales que ha evidenciado diferentes comportamientos en el ser humano. 

¿Cómo impactan las noticias falsas y la desinformación en la imagen y reputación de los políticos?
De acuerdo con las investigaciones públicas de MIT, las noticias falsas o “fake news” se viralizan hasta 6 veces más que una noticia verdadera. Para una empresa, una persona o un político enfrentar un “fake news” puede llegar hacer extremadamente problemático debido a que las personas que comparten y no pueden cotejar fuentes para reconfirmar si la noticia es verdad o no.

Hay fact-checkers que están en contra de hablar de ‘fake news’, o noticias falsas, y proponen cambiar el término por la palabra desinformación. ¿Usted qué dice?
Considero que ninguno de los dos tiene la razón. Aún con fact-check no se puede determinar cuál noticia es falsa, creo que por el momento no existen un término específico para denominar una noticia falsa, en el sentido de que la mente humana no puede discernir a una solo vista lo que es verdadero y falso. Más allá de un fact-check es una noticia no verificada porque, incluso, en términos de redes sociales cuando un perfil es verdadero colocan un visto de verificado. Entonces hablamos de información verificada y no verificada.

¿Por qué ahora la gente cree más a las publicaciones en TW o en FB y no a los periodistas?
La dinámica de información se ha acelerado. Las redes sociales y el internet hoy en día permiten que cualquiera se entere de noticias locales e internacionales en menor tiempo. Además, existe acceso a canales libres y gratuitos construyendo un consumidor activo de esta información pero que pueda ser sensible y vulnerable del sensacionalismo de un rumor. Es ahí donde se establece la diferencia, en el tratamiento de esta información. Un periodista y/o medio de comunicación establece un proceso de verificación de fuentes y filtro de información antes de publicarla, mucho dependerá del criterio y del nivel educativo de la audiencia.

¿Por qué algunos periodistas pueden ser usados para desinformar? En este país los comunicadores y los medios de comunicación digitales que trabajan para el correísmo desinforman. ¿Qué hacer frente a estos casos?
No es una tendencia política u otra, este es un tema de comportamiento humano. Justamente las redes sociales están basadas en likes, si algo me gusta, inmediatamente, coloco el sentimiento. En este contexto, la desinformación viene porque la persona no verifica ni contrasta información ni fuentes. Es importante no dejarse llevar por el sentimiento de las redes sociales. Dentro de los medios y las redes sociales, el título es el que vende, no depende tanto de la tendencia.

Por ejemplo, la toma del Capitolio de EE.UU. con un presidente de derecha fue causada por seguidores de derecha que retuitearon información falsa y al compartirla tantas veces se volvió una verdad para esas personas. De manera responsable pero tardía, Twitter bloqueó la cuenta del presidente porque es una voz poderosa que genera un movimiento, ya que esta red social comparte información que programa a las personas.

¿Debe haber una regulación y penas para aquellos que distribuyan la desinformación? Muchos creen que la libertad de expresión en las redes sociales tiene límites. ¿Usted qué opina?
Sí, debería haber una regulación. No significa coartar la libertad de expresión, esta se debe mantener. Actualmente, en los medios si se agrede la buena moral o imagen de la persona, el afectado puede pedir derecho a la réplica. Lo que no pasa en redes sociales, una vez que se daña la reputación de una persona, no se puede hacer nada. No se puede borrar el tuit o si lo borra alguien ya tiene la captura de pantalla de este.

Por esto, sí debe haber una regulación donde se permita a la persona afectada o a la empresa poner un derecho a la réplica.

Las redes sociales son negocios privados que se financian a través de la publicidad, así entre más rating tenga subirá el valor de la acción. A ellos les interesa tener influencias con el presidente Donald Trump, el hecho de haber silenciado esa cuenta les costó el 7% de las acciones. Pero fue una presión porque costó vidas.

Más allá de esto, es importante la educación de las personas para cotejar varias fuentes verificadas que les permitan saber si es verdad o no, y no dejarse llevar por un sentimiento para compartir información no verificada.

Muchos creen que la libertad de expresión en las redes sociales tiene límites. ¿Usted qué opina?
La libertad de expresión en las redes sociales no tiene límites. Cuando hay una norma ética y moral de comportamiento existen límites, pero en las redes sociales se puede destruir la reputación de personas que han llegado a niveles de presión, suicidio como el ciberbulyling.

No hay límites morales ni éticos en redes sociales, esto es un problema muy grave que ni los programas de inteligencia artificial que están implementando estas redes sociales han solucionado. En consecuencia, cuando el consumidor pierde la confianza se aleja de la marca.

Así, las grandes marcas han comprendido que más allá de que haya una noticia no verificada que dañe su reputación y baje la acción, como pasó con Boeing que cuando cayeron sus dos aviones generaron tanta noticia falsa que sus acciones en un solo día cayeron 10.000 millones de dólares. Ese es el poder de una noticia no verificada.

Teniendo en cuenta esto, cuando una información va a las redes es muy difícil mitigar o desaparecer. En consecuencia, las empresas se concentran en la mitigación de riesgos, a través de la detección temprana.

Lo que hace la inteligencia artificial y, a través, del big data analytics es detectar ciertas tendencias y patrones con grandes volúmenes de datos para predecir qué tipo de noticia saldrá que afectará, así mitigar en tiempo real con acciones reales dentro de la red para que no afecten a las marcas.

La noticia falsa es una bola de nieve que empieza con un comentario que se puede viralizar y puede destruir la marca en el valor de confianza y en el valor accionario.

¿Cómo controlar una crisis?
Para las crisis en redes sociales es necesario dejar que pase la tormenta para buscar las acciones de mitigación porque al contestar durante la tormenta se le pone gasolina al fuego.

Por eso, considero que las acciones tomadas después de lo sucedido en el Capitolio fueron correctas, dejaron que pase la crisis tres días para tomar acciones. No detuvieron personas en ese mismo momento porque pudo haberse ocasionado más muertes o heridos.

Por eso es necesario que baje la temperatura para tomar acciones que permitan, no recobrar al 100% la reputación, pero buscar maneras de recuperación. La recomendación es prevenir antes que lamentar.

Las crisis salen extremadamente caras. Además del valor material, está el valor humano, por ejemplo, en el tema de las vacunas para el covid-19 la información falsa ha costado vidas.

¿Qué mecanismos ayudan a evitar las mentiras y la desinformación?
Considero que en redes sociales la mentira es igual que desinformación o una noticia no verificada. Los únicos mecanismos que pueden existir para evitar esto es la educación de la gente. La mayor acción que se puede tomar es la educación y concienciación a través de un programa educativo en las escuelas, colegios y universidades. Para entender la responsabilidad que tenemos al aplastar un botón, que, con esta acción, incluso, un familiar puede perder la vida.

La información es un bien común que está en nuestras manos, depende de nosotros compartir la información verificada o no.

¿Hay controles para el cibercrimen? ¿Cuáles?
Existen herramientas para evitar el cibercrimen. Si me llega un correo con un premio de 1 millón de dólares, doy click, ya le di la llave de entrada a mi computadora, por más que tenga las mejores herramientas van a entra a robar.

Recalco, la mitigación del riesgo es a través de la educación, no dejarse llevar por el titular, incluso un correo de mail.

Si no verificamos la información, nosotros somos los responsables de dar la entrada a las personas a nuestra computadora, a través de esto entra a toda la red.
La pandemia va a pasar, la vacuna se va a dar, pero la información no va a parar y se ha multiplicado por 10 veces. Más allá de tener los mejores sistemas de inteligencia artificial si no se educa a la comunidad sobre las consecuencias de presionar un link desconocido, etc.

¿Cómo esto estos elementos afectan a la democracia de un país?
Afectan y la daña. Por ejemplo, la Primavera Árabe, lo que pasó en Ecuador en octubre 2019, en Estados Unidos la democracia más sólida del mundo, su reputación fue afectada por mentiras de un grupo de personas que se creyeron esas mentiras.

Ese es el peligro en este momento que vamos a un período electoral, debemos saber discernir entre lo que es verdadero y falso. Es necesario verificar las fuentes, cotejar la información y no dejarse llevar por una persona que tiene 100.000 seguidores que no sabemos si son verdaderos, de esta manera evitar programarnos con información falsa para tener un voto consciente, para no entra en movimientos que quieran atentar contra la democracia.

Por este motivo, ser sumamente cautelosos con la información porque somos la información que consumimos, el voto debe ir en torno a información verificada, de lo contrario puede significar la caída de una democracia. (I)

Te recomendamos

Las más leídas