La elección que podría cambiarlo todo

CREO de 32 asambleístas en el 2017 baja a 20 esta elección. Es evidente que el único aventajado fue Nebot.
12 de febrero de 2021 16:45

Al cierre de este artículo, una rápida revisión de los comicios del 7 de febrero pasado, entrega importante información para el análisis:

RENOVACIÓN DE LIDERAZGOS Y DE MAPA POLÍTICO Estamos asistiendo, por fin, a un paulatino pero interesante proceso de renovación. Los 3 candidatos más jóvenes captaron 68% del total de votos.

Mientras que desde 2006 el correísmo creció en todo el país hasta tomarse todas las provincias a excepción de Napo, con Andrés Arauz al frente, su fuerza política se concentró en las provincias de la Costa, Santo Domingo e Imbabura. Aunque en esta última Yaku Pérez no está lejos.

La derecha sufrió una paliza. El país es mayoritariamente de centro izquierda si se lee el voto acumulado.

El 67% de ecuatorianos no votaron por Correa. Correa ganó sin estar de cuerpo presente. Tuvo a su favor su tradicional voto duro, sumó muy poco o nada a ese registro y perdió un poco en la costa. Arauz, no aportó nada al resultado obtenido.

Es la peor votación, de Guillermo Lasso la obtenida en esta campaña. Con aproximadamente 20% de votos nacionales, solo triunfa en Pichincha y Galápagos con el apoyo del PSC, que suma 4 asambleístas en comparación a los obtenidos en 2017.

CREO de 32 asambleístas en el 2017 baja a 20 esta elección. Es evidente que de esa alianza el único aventajado fue Nebot, un hábil político que al parecer nunca será presidente pero siempre será cogobernante. La campaña de Lasso fue patética siendo su tercer intento presidencial, con todo el dinero, equipos de asesoría, respaldo publicitario y mediático a su disposición. 

El voto nulo sufrió un revés. La gente se volcó a votar por la necesidad de romper la incertidumbre política y deterioro de la economía familiar agravada por la pandemia.

13 candidatos sumaron entre todos 12%. Estructuras organizadas, con estrategia definida y con recursos barrieron a candidaturas deficitarias en todos o en algunos de estos aspectos. Pachakutik gana en la sierra y pisa en la costa, UE gana en la costa y conserva presencia en puntos de la sierra. La dispersión política perjudica no a una sino a todas las tendencias mayoritarias. Debe reformarse el Código de la Democracia.

Hay dos estrategias exitosas: la de la ID que recupera presencia en la Asamblea y se convierte en el gran elector; y la de Nebot, sin opciones presidenciables socialcristianas utiliza a Lasso para conservar su presencia en la Asamblea.

Las redes sociales juegan cada vez más y mejor dada su autonomía frente a las grandes cadenas.

Las agendas de las llamadas “minorías sociales” siguen manejadas deficitariamente por la mayoría de políticos.

Luego de sucesivos y escandalosos fracasos, algunas encuestadoras acertaron.

Alianza PAÍS herido de muerte, al borde se su extinción, no obtiene ningún escaño, víctima de su ambivalente presencia en la errática estrategia política de los últimos años.

La mayoría en el Legislativo es importante porque las decisiones del Pleno se toman por mayoría. Volverán las mayorías móviles. Sin un Acuerdo Nacional ningún gobierno será posible y el país no será viable, no importa quien resulte triunfador. Estamos frente a la elección que podría cambiarlo todo. 


* Gustavo Isch, consultor político. Docente de la UASB

Te recomendamos

Las más leídas