César Litardo, presidente de la Asamblea, apuesta a la reelección y a impulsar acuerdos y diálogos

Dice que AP tendrá entre 10 y 15 curules, quiere trabajar por la salud y la reactivación económica.
01 de febrero de 2021 00:00

Tiene una camisa azul, que lleva su propio nombre. Es ingeniero comercial, tiene dos maestrías, fue coordinador del Municipio de Quevedo, director Administrativo de la Prefectura de Los Ríos y concejal.

César Litardo, de 42 años, es presidente de la Asamblea desde el 14 de mayo de 2019 y asambleísta de Alianza PAIS (AP) por la provincia de Los Ríos. Él busca la reelección para el próximo periodo parlamentario.

En su gestión logró que se pague una parte de las pensiones a los maestros jubilados y se dé el nombramiento a los médicos y personal de salud que trabaja en la pandemia. También aprobaron 32 leyes, la mayoría por unanimidad.

Sin embargo, la credibilidad de la Asamblea bajó al 2,5%, la calificación más baja en los últimos años.

El Telégrafo conversó con él sobre la reelección, sus propuestas a la Asamblea y los 

 

¿Por qué quiere repetir la curul?

El país necesita personas que hayan trabajado con transparencia y más aún en el próximo período legislativo en el cual habrá una fragmentación importante y una necesidad de acuerdos y diálogos del país.

Hay que trabajar en dos líneas principales: salvar vidas y reactivar la economía, que son los objetivos fundamentales en Ecuador. Para ello, se requiere que impulsemos acuerdos, diálogos y entender la realidad de Ecuador, así como aprobamos 22 leyes en el actual periodo legislativo, casi el 90% por unanimidad. Eso demuestra que a pesar de tener una Asamblea fragmentada, hemos trabajado en busca de acuerdos.

Usted plantea para la reactivación económica el Código Orgánico Integral Agropecuario que beneficiaría a 7 millones de ciudadanos y creará cientos de fuentes de empleo. ¿Cómo se logrará eso?

Está enfocado en salvar los empleos en el sector agropecuario y evitar la migración del campo a la ciudad. Siete millones de ecuatorianos dependen del agro y siempre se han quejado de la falta de apoyo, pero solo han tenido soluciones parche. Por ejemplo, se ofrecen créditos a bajo interés y periodos de gracia.

Pero, a veces, el problema no es el crédito sino el precio justo, por lo tanto, hay que trabajar de manera transversal. La propuesta establece que el sector agropecuario sea una política pública de Estado: créditos, liberación de aranceles, valor agregado y hay varias iniciativas sobre ello.

Pero ¿por qué Ecuador que es productor del mejor cacao del mundo lo vende a un país y lo compra cinco veces más caro como chocolate?

Se requiere cambiar esa lógica. También hacer de manera urgente un censo agropecuario: ¿Cuántos somos?, ¿dónde estamos?, ¿cómo enfocar nuestros productos hacia mercados internacionales?

Otra propuesta suya es sacar a todas las personas que están en la Central de Riesgo y que paguen en 2022.

Hay muchos ofrecimientos de créditos, pero de qué sirve eso si tenemos a 3 millones de ecuatorianos con deudas en casas comerciales. Proponemos una moratoria por un año y que no sea un requisito el certificado de la Central de Riesgo para pedir un préstamo. Insistiremos con un proyecto económico que obligue al sector financiero a reprogramar las deudas. Es necesario solucionar el crédito que no se puede pagar ese momento.

También hay problemas en el pago de impuestos a nivel del SRI y del IESS, se han hecho esfuerzos, pero hay que complementar con otras acciones para oxigenar el sistema financiero.

Además, propone un proyecto de ley de protección al comerciante minoristas. ¿Por qué?

Hay que ayudar a este sector informal a regularizarse, un comerciante autónomo mantiene a una familia y tiene varios problemas. El primero es la falta de espacios públicos para su trabajo, propongo elaborar ley para que los gobiernos autónomos lo hagan; segundo el acceso a la seguridad social, muchos de ellos no están afiliados y no pueden pagar el aporte mínimo de $70 a esa institución.

Planteo una pensión diferenciada, que haga un aporte mínimo y cuando requiera más beneficios pague una cuota adicional.

También formalizar al sector para acceder a un microcrédito bancario de $100 a $1.000. Una tienda de barrio con $ 500 puede solventar un capital de trabajo, pero es casi imposible que ellos accedan a esos créditos y por eso van al chulco.

Esa propuesta ayudará a ese sector que aumentó por la pandemia.

Pero ¿cómo financiar estos proyectos si el país no tiene recursos?

Es una iniciativa que tiene tres grupos específicos: jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, que tienen más dificultades en la actividad privada en el país.

Hicimos una evaluación, se estima que hay una fuga de pago impuestos de $4.500, debemos ser más eficientes para recaudar esas obligaciones y con eso financiar este proyecto.

¿Por qué dicen que no son candidatos del Gobierno, aunque estuvieron al lado del presidente cuando ocurrió la implosión en su organización política que destapó la corrupción del correísmo?

Queremos un nuevo movimiento político, no de caudillos ni de personas, eso ha hecho daño al país. Los políticos se deben al pueblo, queremos que Alianza PAIS se convierta en un movimiento pragmático que resuelva los problemas. Los ciudadanos no quieren caudillos, sino tener todos los días el pan en su mesa.

En esa lógica no importa si eres de derecha o izquierda, la gente quiere resultados. Este es un nuevo momento, AP propone un movimiento pluralista, renovado, que solo dependa de los ciudadanos.

¿Pero quiénes lideran este nuevo momento de AP?

Estamos trabajando en equipo y hemos sido muy democráticos para escoger los candidatos provinciales. La elección de Ximena Peña como candidata presidencial nació en una votación interna, hay un equipo que trabajamos en este proceso.

Hay que renovar y no depender de una persona.

¿Con todo lo que ha pasado en la década de Correa, ustedes creen que la gente votará por Alianza PAIS?

Creo que tendremos una votación y un bloque importante de asambleístas. La candidatura de Ximena Peña, a partir de los debates, ha crecido, tiene vinculación con las mujeres y la lucha por sus derechos.

Aspiramos a tener entre 10 a 15 curules en todo el país, a pesar de las dificultades.

La gobernabilidad en la próxima Asamblea será muy difícil. ¿Usted que dice?

En la Asamblea actual tenemos una situación parecida, se necesita hacer acuerdos, eso es lo fundamental y así lo hemos demostrado. Deponer las opciones personales y enfocarse en los problemas del país.

Usted denunció que 60 asambleístas eran investigados en la Fiscalía. ¿Por qué no ha revelado los nombres de ellos?

Di la información, fui transparente y hay que respetar el proceso que está en etapa de indagación previa y es reservado porque así lo determina la ley.

Hay una corresponsabilidad del ciudadano con su voto, él tiene la responsabilidad histórica de recomponer a los políticos en Ecuador. Debe elegir y saber quiénes son los candidatos y qué necesita este país.

La Asamblea tiene el 2,5% de credibilidad, la más baja en los últimos años.

Hay tres factores que pueden explicar eso: el económico es importante porque eso se refleja en el apoyo a sus autoridades. El segundo es que los medios han visibilizado estos escándalos y la coyuntura, pero no siempre difundieron los avances del Legislativo. Eso ha contribuido a mermar la imagen de la Asamblea.

El tercero son los grupos políticos,  el correísmo que siempre han estado buscando el caos y fraccionar al Pleno, eso es para tapar las cosas que no se hicieron bien durante su periodo.

¿Cómo avanza el tema de la corrupción en los hospitales que supuestamente vinculan a asambleístas?

Hay una investigación profunda al respecto y hemos tomado precauciones. Uno de los principales delitos en la pandemia es el sobreprecio en los insumos médicos, que no estaba tipificado en la ley, pero lo incluimos en las reformas a la ley anticorrupción.

También el tráfico de influencias, se mejoró la tipificación al sector privado que comete esos delitos. Necesitaremos unos 10 días más para esa ley.

Además, en la legislación de la Ley Orgánica de la Función Legislativa no estaba tipificado el diezmo como causal de destitución de un asambleísta, pero ahora ya lo está.

Pero la corresponsabilidad no es solo ciudadana, sino de organizaciones políticas que deben elegir a candidatos capaces, honestos y trabajadores.

Hacemos un llamado de atención a los partidos políticos, que proponen las candidaturas en el país, hay corresponsabilidad de todos: el ciudadano que elije, el partido político que propone e inscribe las candidaturas y los políticos electos. Las organizaciones políticas tienen que seleccionar bien a sus integrantes y este es el momento histórico para hacerlo.

Te recomendamos

Las más leídas