El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.9/Abr/2021

Mundo

Tendencias

André Santos: Propone eliminar el impuesto a la renta para las pequeñas empresas de barrios

El candidato a asambleísta provincial de Guayas por Suma, lista 23, habló sobre sus propuestas de ley.
31 de enero de 2021 11:24

André Santos Espinoza, nació en Guayaquil, tiene 30 años. Es candidato a asambleísta provincial de Guayas, por Suma, lista 23. 

Es abogado, graduado en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad del Pacífico de Guayaquil, con una especialización en Derecho Internacional. Es autor del libro de Derecho Internacional El Ius cogens de protección ambiental.  Preside el Observatorio Resistencia Metapolítica.  

También hizo estudios de diplomado en Gobierno y Políticas Públicas en la Universidad del Desarrollo en Santiago de Chile, Gobernanza y Liderazgo Político en la Universidad de Los Hemisferios y cursa la Maestría en Relaciones Internacionales en el Instituto Superior de Posgrado de Ciencias Internacionales y Diplomacia de la Universidad de Guayaquil.

Es socio fundador de la firma jurídica Santos Gómez& Asociados, especializada en Derecho Corporativo y Litigios. Ha sido director de la Sociedad de Estudios Históricos del Ecuador, capítulo Guayaquil, y fue delegado de la Academia Nacional de Historia del Ecuador en Lima Perú.

Es compositor musical en guitarra y batería. 

 Él habló sobres sus proyectos de ley, los cambios que necesita el Parlamento y cómo conseguir la gobernabilidad.

¿Cuáles son sus principales propuestas de ley?

Nuestras principales propuestas legislativas son: 

- Proyecto de Ley de Barrios de Prosperidad: un mecanismo legal que permitirá declarar a los sectores urbanos de economía deprimida (Monte Sinaí, Flor de Bastión, entre otros) como Barrios de Prosperidad libres de impuesto a la renta para toda empresa pequeña, mediana o grande que abra un establecimiento en dicha jurisdicción y contrate nuevos trabajadores. 

Este proyecto de ley garantizará la atracción de nuevas inversiones y contratación de nuevos trabajadores y beneficiará a todos aquellos ecuatorianos desempleados. 

El proyecto contempla la creación de un fideicomiso público el "Fondo de Prosperidad" con la finalidad que todo el IVA recaudado de estas jurisdicciones no vayan al Gobierno Central, sino que se reinviertan en el mismo Barrio de Prosperidad en materias como salud, educación, seguridad, y además, se habilita la cooperación de este fondo con gobiernos seccionales para la ejecución de obra pública como alcantarillado, pavimentación, agua potable. Esta es la alternativa para el desarrollo social y económica del país. 

- Proyecto de Ley Borrón y Cuenta Nueva: Para tantos deudores que cayeron en morosidad por la pandemia y su récord crediticio de Central de Riesgos se deterioró, llevamos a la Asamblea una solución legislativa denominada Borrón y Cuenta nueva. Este proyecto de ley consiste en eliminar del buró de información crediticia la Central de Riesgos todas aquellas penalidades al score de las personas que se atrasaron en sus cuotas y obligaciones producto de la pandemia. Muchos ecuatorianos tuvieron que decidir si pagaban el internet para que sus hijos se eduquen o compraban la comida diaria para sus hijos. La institución jurídica de fuerza mayor se aplicó con la mal llamada "Ley Humanitaria",  pero favoreció despidos masivos y reducción de salarios, mientras que jamás se pensó en el ecuatoriano cuyo acceso al capital, préstamos, créditos se bloqueó por esta misma causa. 

¿Cómo mira la actual Asamblea y qué cambios necesita?

Una Asamblea desprestigiada con la sombra de ilegitimidad en donde, salvo honrosas excepciones, sus legisladores se han desconectado por completo con sus votantes. El Proyecto Barrios de Prosperidad contempla también reformas al Código de la Democracia para la construcción de sucursales legislativas donde el legislador deba obligatoriamente atender a su electorado, sesionar, conocer denuncias, tener un contacto real con sus votantes. Así mismo, esta garantía debe ser llevada hacia el campo digital mediante aplicaciones que aseguren una participación ciudadana de los distritos, circunscripciones y provincias con sus asambleístas. Los legisladores deberán, bajo pena de destitución, sesionar y atender a sus electores. La verdadera política es local, es en los barrios, en las comunidades, no podemos olvidar este fundamento esencial de una auténtica democracia.  

¿Está de acuerdo con la reducción del números de asambleístas y de el pago solo por sesión trabajada y asistida como es en Europa?

Estoy de acuerdo con reducción del número de asambleístas, pero ese no es la solución principal. El verdadero problema se encuentra en la representación. Soy partidario del distrito uninominal. Actualmente, para dar un ejemplo, solo en Guayas distrito 2, tienes casi un millón de habitantes y cinco asambleístas electos. Sin embargo, los sectores urbanos que conforman dicha jurisdicción no son uniformes sino desordenados. Tienes barrios socio económicos medio-altos como Ceibos, Kennedy. También sectores como Monte Sinaí o Sergio Toral que bordean la pobreza extrema, por lo tanto, jamás conseguirán una auténtica representación en la Asamblea. Este es un fraude en el dibujo de los distritos ya se lo estudia en otros países se lo conoce como Gerrymandering. Los distritos deben ser proporcionados a la regla constitucional: Un distrito cada 200.000 habitantes, de manera que sean barrios semejantes y cercanos los que elijan a su legislador como sucede en EE.UU. o Inglaterra. De manera que cada distrito comparta una misma necesidad y en virtud de aquello puedan elegir a su representante para que defienda su causa en la Asamblea. Eso es una verdadera representación. 

El próximo Gobierno no tendrá mayoría en la Asamblea. ¿Qué hacer para conseguir la gobernabilidad?

Primero los partidos debemos agruparnos en torno a principios y valores comunes que compartimos, principios no-negociables para delimitar la cancha del terreno político, principios como la defensa de la Vida, la economía popular, la soberanía, la dolarización, el tamaño del Estado, las libertades fundamentales, la defensa de un modelo de civilización, el ambiente, la defensa de lo rural. Son cosas que en nuestros días los partidos reinantes ni siquiera consideran porque su prioridad es permanecer en el poder. Dentro de esos principios todo acuerdo se puede llegar siempre y cuando beneficie al pueblo ecuatoriano. 

 

 

 

 

Te recomendamos

Las más leídas