Ecuador gastó $3.1 millones en 10 candidatos que sacaron menos del 3% de los votos

La reforma al Código de la Democracia estará vigente para las Elecciones de 2025
13 de febrero de 2021 00:10

Ecuador vive una grave crisis económica y sanitaria, pero tuvo que destinar $3.1 millones para promocionar los nombres y las propuestas de 10 candidatos que obtuvieron menos del 3% de la votación ciudadana.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) dispuso de $301.175,66 para cada binomio inscrito para primera vuelta. Ni César Montúfar, ni Pedro Freile, candidatos presidenciales por Alianza Honestidad y Amigo, respectivamente usaron estos recursos.

Según el politólogo Santiago Cahuasquí hay un conflicto cuando, por falta de control electoral, estos recursos se convierten en caja chica para promocionar rostros y nombres y no propuestas para el bienestar de la sociedad. "El fondo de promoción debe servir  para aportar al fortalecimiento de una ciudadanía deliberativa que discuta sobre las propuestas; empero, el poco desarrollo sobre el formato de los espacios en medios que establece el Reglamento de Promoción, convierte a la ciudadanía en meros destinatarios de contenidos con poca profundidad sobre las soluciones a los problemas del país."

El artículo 45 del Reglamento de promoción electoral del CNE establece que los candidatos que reciban financiamiento del Estado a través del Fondo de Promoción Electoral y no obtengan, por lo menos el 4% de los votos válidos para la respectiva dignidad deberán devolver el 50% de los recursos.

La normativa establece que esta devolución aplica para aquellas candidaturas que hasta en una tercera ocasión no obtengan el 4% requerido. Es decir, ningún candidato deberá devolver un centavo del financiamiento de esta campaña. 

La politóloga Arianna Tanca señala que los resultados de estos candidatos sí debe cuestionar nuestra cultura política "porque la normativa está pensada en no restringir derechos y no disminuir la participación ciudadana -lo cual es correcto- pero, al mismo tiempo debe haber una responsabilidad de los candidatos y organizaciones políticas". 

¿La solución podría ser eliminar este fondo? Cahusquí cree que no. "Habría que replantear su formato. El fondo de promoción electoral es necesario porque el Estado debe garantizar las mismas condiciones de acceso a los medios de comunicación a todas las candidaturas, a través de un financiamiento equitativo".

Tanca coincide con este planteamiento. "La ciudadanía debe acercarse a los procesos que afectan su vida. Dejar de ver la política como algo lejano. La democracia es débil cuando la ciudadanía no expresa su voz o no se inmiscuye en los asuntos públicos. Para este fin deben servir estos recursos", subraya. (I)

Contenido externo patrocinado