Llaman a incendiar Quito, ¿y el alcalde Rodas? ¡Bien, gracias!

- 26 de febrero de 2017 - 00:00

La oposición al gobierno actual ha mostrado su verdadero faz: intolerante, violenta, arrogante, irrespetuosa de las instituciones, xenofóbica, cargada de odio, abusiva y soberbia. La mayor expresión de ello la vimos frente a la sede del Consejo Nacional Electoral durante 4 días. En uno de ellos un exalcalde llamó a incendiar la capital. Bloquearon el tráfico, impidieron la libre circulación de personas, agredieron a los que no se quedaban y pasaban de largo. Fueron días de caos en esa zona (solo en esa zona) y el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, aupó, ayudó y hasta usó recursos públicos del Municipio para ‘atender’ a quienes hacían un acto de absoluto proselitismo. Y no defendió a la ciudad por el llamado a incendiarla. ¿Qué clase de autoridad local tenemos con un dirigente político que permite todo eso a favor de su candidato, el mismo que lo desconoció para no perder votos durante la campaña? ¿Podemos confiar en quien acompaña a los políticos, la mayoría de ellos violentos, que desconocen las instituciones democráticas? Si Guillermo Lasso y Mauricio Rodas invocan a la tolerancia y el respeto, el diálogo y la prudencia, no deben ni pueden quedarse callados con lo que hicieron Andrés Páez y sus huestes durante 4 días, en los que incluso se usó a un menor de edad para que  ahorque simbólicamente a un cordero. La democracia se vive en cada acto y no solo en los discursos. (O)