Vías principales que carecen de alternas

05 de septiembre de 2011 - 00:00

La rotura fortuita de una tubería de agua potable en el norte de Guayaquil pone en evidencia realidades conocidas por la gran mayoría de ciudadanos, pero que al parecer pasan inadvertidas para las autoridades municipales. Por culpa del mencionado accidente en la conexión de agua potable, desde hace casi una semana permanece cerrado un tramo de la vía a Daule, vital arteria que conecta a inmensos sectores residenciales del noroeste y a la zona industrial con el centro de la urbe.

El problema no radica en que la carretera haya sido bloqueada, pues un accidente le pasa a cualquiera, sino en que tan importante vía no cuenta con rutas alternas de desfogue en casos de emergencias.

El desvío de vehículos, debido al cierre, ocurre ahora por rústicas y peligrosas callejuelas, que pone en riesgo no solo la integridad de los vehículos sino también la de sus ocupantes. Los automotores -que obligados deben recorrer esos caminos- pueden caer en profundas zanjas de aguas servidas o ser asaltados por antisociales ante la oscuridad  de las noches y debido a las precarias condiciones de las vías.

Una ciudad que alberga a más de tres millones de habitantes, motor de la economía nacional, no puede  ignorar detalles básicos de la planificación urbana como las vías alternas o de evacuación. El problema no se limita a la vía a Daule, vimos la misma falencia con el cierre parcial de la avenida de las Américas por los trabajos de adecuación de un carril para la Metrovía.

En este caso, luego de un largo tiempo de  iniciada la obra, fue habilitada una ruta alterna para solventar el tráfico  vehicular. Otro gran sector en el que la urbe debe considerar opciones alternas de desfogue es el de la vía a la Costa. Esa parte de la ciudad cuenta únicamente con una carretera, la Guayaquil-Salinas. Así, muchas de las arterias principales de Guayaquil no tienen vías alternas que sirvan a los conductores cuando ocurren accidentes.

En el último enlace ciudadano, el Presidente de la República se refirió al tema de que muchos de los problemas que enfrentan las ciudades del país se deben a la falta de planificación urbana y Guayaquil no es la excepción. El cabildo porteño debe rever las prioridades urbanísticas y empezar a darles trámite por el bienestar y la seguridad de los ciudadanos.