El trabajo coordinado es el que necesita Guayaquil

- 29 de julio de 2018 - 00:00

Guayaquil vive hoy su último día de feriado por las fiestas julianas. El pasado miércoles se realizó en el Malecón Simón Bolívar la sesión solemne para recordar la fundación española de esta ciudad. Fue un encuentro entre las autoridades locales y nacionales en un ambiente de cordialidad y respeto.

El presidente de la República, Lenín Moreno, no pudo asistir porque se encontraba de gira por Europa, sin embargo, envió un mensaje televisado. Allí destacó la pujanza de la urbe y, además, aprovechó la oportunidad para anunciar una megaobra: la construcción del viaducto del sur, sobre el río Guayas, que conectará con el vecino cantón Durán.

En tanto que la vicepresidenta María Alejandra Vicuña destacó la colaboración entre las distintas instituciones del Estado; mientras, por su parte, el alcalde Jaime Nebot ensalzó los éxitos de esta práctica y de la eficiencia en la administración de la cosa pública.

Cuando se trabaja de manera coordinada, solo hay ganadores: los propios líderes demuestran que el interés social prevalece por encima de rivalidades políticas y la gran beneficiada es la ciudadanía en general que recibe las obras, fruto de la sinergia. Las divisiones han quedado en el pasado y esa es una buena noticia que debe destacarse; no tenía sentido hacer dos sesiones solemnes.

Y esto es muy importante en la ciudad más poblada del país que, pese a los avances de los últimos años, tiene importantes necesidades. Guayaquil tiene problemas complejos, cuya solución demanda trabajo coordinado de los distintos niveles del Estado central y local, respectivamente. Este modelo de colaboración debe aplicarse en el resto de poblaciones del país para superar la falta de servicios públicos y la pobreza. (O)