Testimonios sobre cuatro casos de violencia contra las mujeres

- 29 de noviembre de 2019 - 00:00

Las Naciones Unidas declararon al 25 de noviembre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en homenaje de recordación a las tres hermanas Mirabal, brutalmente asesinadas en noviembre de 1960 por órdenes del dictador dominicano de aquel entonces, Rafael Leónidas Trujillo. Los años han transcurrido pero, en América Latina, los casos de feminicidio no disminuyen, tampoco el maltrato psicológico y la violencia contra la mujer. Un caso reciente de violencia extrema en nuestro país ocurrió durante las protestas de los primeros días de octubre. Diario La Hora recogió el testimonio de varias mujeres policías que fueron sometidas a terribles agresiones. Aquí algunos fragmentos con sus testimonios:

1. "Querían quemarnos, pedían gasolina. Decían que iban a matarnos, cortarnos las cabezas, que teníamos que pagar la muerte de los hermanos indígenas. Nos manosearon, nos tocaban indicando que teníamos chips. Nos amarraron las manos con unas fajas, con sogas, nos trataban mal, nos echaron orina. A mi compañera y a mí nos decían que nos violarían, nos apretaban los senos, las partes íntimas". Sargento Amparo Segovia.

2. "Entre la multitud de manifestantes decían que nos iban a quemar. Que debíamos morir, así como estaban muriendo indígenas en Quito. Cuando llegamos a la comunidad de Maca Milipungo, escuché a alguien decir que nos iban a violar". Sargento Jacqueline Comina.

3. "En el estadio (de Calderón) nos retuvieron y, al momento de despojarme de mis prendas policiales, fui manoseada todo el cuerpo por los manifestantes. No tenían vestimenta indígena. Mi madre vio todo por Facebook, porque los manifestantes estaban transmitiendo, mi madre estaba destrozada al ver que yo podía ser quemada". Policía María José Baque.

4. "Lo que pasó en Calderón fue bastante doloroso, frustrante. No solo estoy afectada sicológicamente yo, sino mi familia, mi mamá, mi hijo (quien vive en Esmeraldas), que cada vez que vengo me dice: mamá no te vayas, no quiero que te maten”. Cabo Johanna Mina. (O)