Tarifa de teléfonos celulares baja para los más pobres

- 17 de agosto de 2018 - 00:00

Según la estadística oficial, el número de teléfonos móviles o celulares activos, a junio de este año, era de 15,2 millones, en una población estimada de 16,9 millones de habitantes, es decir, casi un teléfono por habitante.

Una cifra considerada alta que da cuenta que el país, tecnológicamente hablando, está conectado; y esa conexión también tiene que ver con datos, donde la tendencia siempre es hacia el crecimiento.

De ese total, alrededor de 900.000 personas, consideradas pobres y que reciben el Bono de Desarrollo Humano y otras pensiones del MIES (Ministerio de Inclusión Económica y Social), se verán beneficiadas con la reducción de tarifas, gracias a un acuerdo entre el Estado y las tres operadoras de telefonía que existen en el país: CNT, Claro y Movistar.

Con esto el Gobierno Nacional busca disminuir la brecha digital para que un mayor número de ciudadanos acceda con costos ínfimos a la telefonía celular y a los datos.

300.000 usuarios de bonos y pensiones tienen una línea celular activa. La disminución llega al 70% de lo que se pagaba. En la actualidad la tarifa promedio para los servicios de prepago es de $ 0,14 el minuto, con el acuerdo bajará a $ 0,4; en tanto que para los datos móviles bajará de $ 0,10 a $ 0,01 centavos por megabyte.

El ministro de Telecomunicaciones, Guillermo León, explicó que la reducción aplica para las personas que se encuentran en situación de pobreza y pobreza extrema, que forman parte de los programas sociales que impulsa el Gobierno. Para obtener el beneficio se requiere que el usuario se acerque a las oficinas de las operadoras solamente con su cédula de identidad.

La ministra del MIES, Berenice Cordero, explicó que las tarifas preferenciales demuestran la “voluntad de inclusión” del Gobierno Nacional, porque el acceso a la información es un derecho reconocido constitucionalmente.

Este acuerdo público-privado se basa en el hecho de que todas las operadoras de telefonía móvil cuentan con programas sociales y con esto reafirman su apoyo a los sectores más vulnerables de Ecuador. (O)