Socialismo y capitalismo

- 11 de agosto de 2018 - 00:00

El capitalismo tiene sus orígenes en el siglo XVI por la acumulación del oro como moneda de las monedas y la legislación sobre la propiedad privada con el despojo de la misma a las poblaciones ancestrales convertidas en campo de conquista y colonización. Esta corriente, individualista, florece con la revolución industrial en los siglos XVIII y XIX al explotarse la fuerza de trabajo de los obreros. Crece la burguesía en medio del modo feudal de la economía, sustentada en el mercado y el comercio y luego fortalecida por la industria. Pero justamente por eso en el siglo XIX aparece la reivindicación de los mismos planteando los derechos para el logro de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Los reyes son decapitados en el siglo XVIII y el poder pasa a las nuevas concepciones de la república. En la asamblea francesa los conservadores se sientan a la derecha mientras los revolucionarios a la izquierda.

El socialismo es la defensa del Estado al servicio de los seres humanos, para controlar el mercado al servicio del capital. El único que puede controlar al mercado es el Estado, siempre que se torne defensor de los servicios universales y gratuitos de educación, salud, vivienda, bienestar social. Estado constructor de carreteras, hidroeléctricas, represas, escuelas, hospitales, propiciador de la equidad, defensor de los pobres, favorecedor de ellos para el pago de impuestos. Estado controlador de que los ricos paguen los impuestos, y más altos mientras más ganan. Y que lo hagan con las herencias que han mantenido la riqueza y poder de ciertas familias a expensas de la gente a su servicio.

Mientras el capitalismo es uno solo, interés de la ganancia, libre circulación de capitales y mercancías, hay diversos matices de socialismo, el actual acepta la propiedad privada y el mercado, pero defiende los servicios sociales universales y gratuitos. Prioriza las necesidades humanas y no la acumulación de riqueza. Propone la libre circulación de ciudadanos por el mundo. Exige que haya democracia no solo electoral sino económica y social. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: