La situación del IESS está en una etapa de diagnóstico

- 18 de diciembre de 2018 - 00:00

Para nadie es desconocido que, en el pasado, los partidos políticos que llegaban al poder veían en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) una fuente inagotable de empleos, donde ubicaban a sus militantes.

Hasta inicio de los años 80 era una de las entidades más sólidas que tenía el país, pero su nómina fue inflada hasta niveles insostenibles. Hasta ahí llegaba el uso político; lo que ocurrió después fue peor, cuando el Gobierno anterior tomó la decisión de retirar el 40% que por ley le correspondía aportar al Gobierno y que cuando haga falta el Estado pagaría las pensiones.

Esta medida desfinanció el fondo de pensiones y hoy tenemos a una entidad en serios problemas, de acuerdo con lo expresado en una entrevista por Fernando Mosquera, veedor en el ámbito de la seguridad social de la Contraloría.

El nuevo representante del Ejecutivo en el IESS, Paúl Granda, dio algunas señales sobre la situación financiera y ofreció como prioritario un diagnóstico que no genere miedos hasta saber cuál es la ruta que se va a seguir.

Por lo pronto, el Estado ya ha colocado en el presupuesto $ 1.200 millones para comenzar a pagar la deuda que se fue acumulando. Mientras tanto, sugiere ser más eficiente en la compra de medicinas, en la administración de los hospitales y en el manejo de los rendimientos de las inversiones.

Tal vez lo único que no se sabía del IESS lo determinó recientemente la Contraloría al detectar que 537 servidores fueron víctimas de descuentos directos de su rol de pagos, por un monto que suma $ 673.000, y que fueron a parar a la cuenta de una agrupación política denominada Cambio Generacional, que ni siquiera tenía personería jurídica.

Fernando Mosquera reconoce que todos los gobiernos, desde hace décadas, hicieron daño a la seguridad social. Ese 40% que dejó de pagar el anterior Gobierno se diluyó en la construcción de obras y el futuro de la entidad quedó muy debilitado, sostiene. Otra tarea urgente del nuevo representante es la actualización del análisis actuarial del IESS, que debería estar listo en enero. (O)

Últimas noticias