¡Señor alcalde Jaime Nebot, haga algo por Guayaquil!

04 de marzo de 2013 - 00:00

Las inundaciones del fin de semana nos devuelven al mismo tema de siempre: la ciudad de Guayaquil nunca ha estado preparada  para un evento de esta magnitud. Y las consecuencias están a la vista: cerca de una decena de víctimas y daños en zonas deprimidas incalculables .

Desde el verano pasado este diario venía advirtiendo a la ciudad y a su alcalde  que era necesario realizar obras prioritarias  antes de que llegase el invierno. Y no se hizo nada. En el centro hay calles sin pavimento porque éste fue levantado para hacer una supuesta repavimentación y a estas alturas todavía no se soluciona aquel problema. El alcantarillado no termina de ser la prioridad del Alcalde porque para él y su grupo lo más importante es tener piletas luminosas, no importa cuánto se gaste en eso. Es lamentable que la ciudad haya quedado a expensas de la gestión del Gobierno central, con todas sus limitaciones legales y de recursos (para eso está el Municipio), cuya atención responde a la emergencia producto de la falta de planificación y prevención, tareas que son de competencia de la alcaldía.

Jamás el alcalde Nebot participa personalmente de una reunión con las autoridades del Gobierno provincial para coordinar acciones que eviten o por lo menos atenúen los impactos anuales del invierno. ¿Su arrogancia política le impide coordinar algo en bien de su ciudad? ¿Solo sus mandos inferiores están al nivel del Gobierno para hablar de estos temas? Más allá de las diferencias o pérdidas o ganancias electorales, en esta ciudad hace falta una autoridad con todo el poder para cambiar esta realidad que cada año soportamos sin beneficio de inventario. Esa autoridad no se asume solo desde un cargo, sino desde el ejercicio pleno de las responsabilidades concretas, mucho más cuando hay vidas humanas de por medio. ¿Qué hará  el alcalde en estos días frente a todo ello?