El rol del nuevo CNE en las elecciones de 2019

- 19 de julio de 2018 - 00:00

La sabiduría popular expresa que lo que comienza mal, en la mayoría de las veces, acaba mal. Así se podría interpretar la contundente resolución del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio que cesó a todos los integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuyos nombramientos y resoluciones sirvieron de argumento para la toma de decisiones que fue anunciada el martes tras varios días de estudios y análisis.

Veamos el origen de esas decisiones del CNE, que fueron el punto de partida para prácticamente borrar todo lo anterior y comenzar de nuevo. El caso más emblemático que se recuerde es el de la frustrada consulta popular sobre el Yasuní que, según la mayoría de ambientalistas, es uno de los más importantes pulmones de la región amazónica más diversa por el número de especies que allí habitan.

El ente electoral consideró que los colectivos denominados “Yasunidos” no alcanzaron el número necesario de firmas para que se efectúe un plebiscito que pudiera haber decidido en las urnas la explotación o no de petróleo dentro del parque. Otras decisiones tuvieron que ver con la eliminación de movimientos y partidos políticos, como Ruptura de los 25, que apoyó en un inicio al anterior gobierno y luego se convirtió en disidente; y del Movimiento Popular Democrático, que fue un fuerte opositor de ese gobierno a través de sus gremios de profesores y desde la dirigencia estudiantil secundaria y universitaria.

El mismo CNE desconoció a la directiva de la Izquierda Democrática, un partido que llegó al poder en los años ochenta y noventa, y que siempre se mantuvo activo con propuestas políticas.

Una de las premisas de la función electoral es garantizar la independencia durante el desarrollo de comicios. El Consejo Transitorio consideró que uno de sus miembros tuvo una vinculación política con el gobierno anterior y eso contradice los principios democráticos.

Los derechos ciudadanos van mucho más allá de los partidos políticos y por eso es importante que el nuevo CNE garantice imparcialidad en las elecciones seccionales del próximo año. (O)