Los Roditti

- 11 de agosto de 2018 - 00:00

Giovanni Roditti –cuya cuñada, se dice, es prima del expresidente Correa- debía alícuotas a la urbanización donde reside, “Cumbres de los Ceibos”, al norte de Guayaquil. El domingo 5 de agosto, quería entrar por el acceso expedito, pero este habría sido bloqueado por deudor. Como había una larga fila por la otra entrada, Roditti se saltó los turnos, dispuesto a ingresar a como diera lugar.

Para precautelar las instalaciones –y su trabajo- los guardias privados de la urbanización alzaron la barra de protección para dejar pasar al prepotente que ya insultaba desde su vehículo y que, al poco rato, regresó con sus dos hijos. Los tres varones golpearon con violencia criminal a los guardias, armándose de sus propios puños, amén de toletes, una silla plástica y un ventilador.

Los guardias Eduardo y Freddy, tras llamar al 911, acudieron a la Unidad de Flagrancia, cuya encargada receptó la denuncia juzgándola solo como contravención y conminándoles: “No sean adefesiosos”. Tres funcionarios intervinieron para que los guardias no pusieran su denuncia en firme; entre ellos, la fiscal Fresia Guzmán de Roditti, familiar de los agresores.

Con el apoyo del abogado Hernán Ulloa, los guardias víctimas del ataque presentaron una denuncia por intento de homicidio.

La violenta historia deja ver varios fenómenos: la vulnerabilidad que padecen empleados como guardias privados; el nulo respeto a las normas, que parece haberse extendido desde las más altas esferas del poder hacia diversas capas sociales; la prepotencia de ciertas élites económicas; lo corrompido del sistema de justicia en el Ecuador, que sigue actuando merced al tráfico de influencias y que, para defender a los poderosos, quiere invertir los papeles de víctimas y agresores. Freddy y Eduardo padecen lesiones severas. Los Roditti ya estarían fuera del país. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Lo último de: Cecilia Velasco