La Revolución Ciudadana insiste en caotizar a Ecuador

- 31 de marzo de 2019 - 00:00

El correísmo no para en su intento por caotizar y desestabilizar al país. Esa agrupación política, que quiere regresar al poder, a sus privilegios y tapar todos sus casos de corrupción, apunta a altas autoridades. Los hechos que ocurrieron esta semana nos son simples coincidencias, sino parte de una estrategia de la Revolución Ciudadana para sembrar la inestabilidad y el desconcierto en los ecuatorianos.

Hay cuatro acciones encaminadas a ello que se pueden citar: Primero, el correísmo publicó fotos privadas del presidente de la República, Lenín Moreno y de su familia, a través de WikiLeaks, comandado por Julian Assange, el huésped incómodo en la embajada de Ecuador en Londres.

Segundo, la legisladora correísta, Amapola Naranjo, presentó una segunda denuncia al Consejo de Administración Legislativa (CAL) en contra de Elizabeth Cabezas, presidenta de la Asamblea, por el audio filtrado ilegalmente para supuestamente impedir fiscalizar a Moreno.

Esa solicitud no tiene ningún asidero legal porque llamar a la ministra del Interior, María Paula Romo, no constituye ningún delito, dicen los analistas. Tercero, el correísta Ronny Aleaga también pidió a la Fiscalía abrir una investigación en contra de la titular de la Asamblea por tráfico de influencias.

Y la última acción fue de cuatro legisladores de los siete que integran el CAL: Viviana Bonilla, independiente; María Soledad Buendía, de la Revolución Ciudadana; Verónica Arias, de Acción Regional por la Equidad, aliada al correísmo; y Carlos Bergmann, de Unidad Primero, aliado de Alianza PAIS. Ellos solicitaron convocar al máximo organismo legislativo para tratar la denuncia de la correísta Naranjo. Esa sesión será hoy, a las 13h00, en la Asamblea Nacional, donde se podría destituir a Cabezas con un simple trámite administrativo.

En ese caso, Bonilla la reemplazaría por los 40 días que faltan para terminar este período legislativo. Ella podrá allanar el camino a la bancada de la Revolución Ciudadana para llamar a ministros e incluso a las autoridades del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio, al banquillo de los acusados. Hay que preguntar a la oposición, si está dispuesta a apoyar todos estos intentos por generar conmoción en Ecuador. (O)