Cada uno es responsable del cuidado de su propia salud

- 30 de junio de 2020 - 00:00

Los ministros de Gobierno, María Paula Romo; de Salud, Juan Carlos Zevallos, y el alcalde de Quito, Jorge Yunda, decidieron este lunes mantener en amarillo el semáforo epidemiológico para covid-19 en la capital. De la misma manera, el toque de queda se seguirá aplicando de 21:00 a 05:00 en la ciudad y se descartó la instauración de la ley seca (prohibición de consumo de alcohol).

Las decisiones no satisfacen a quienes sostienen la necesidad de establecer restricciones más estrictas de movilidad para frenar los contagios con el coronavirus que han saturado los servicios de salud quiteños. Sin embargo, las resoluciones se basan en la convicción, señalada por la ministra Romo, de que no se puede vigilar a cada ciudadano. El mensaje sobre la necesidad de que cada quien se corresponsabilice del cuidado de su salud fue replicado por el Alcalde. “Todos los días luchamos con libadores, con fiestas clandestinas, con reuniones, con una serie de aglomeraciones”, dijo. O como lo aseguró el ministro Zevallos sobre el reclamo de los comerciantes del mercado de San Roque para la reanudación de sus labores: “Sé que hay una necesidad muy grande de comercializar los productos; (...) sin embargo, es la oportunidad para hacer las cosas bien, de manera estructurada y responsable”.

Por supuesto que es necesario que las actividades económicas en la ciudad y del país, en general, se reactiven. Sin embargo, esto debe realizarse con orden, respetando las normas de distanciamiento social y, de ser posible, manteniendo el teletrabajo. Lo inaceptable es que se repitan en Quito escenas como las hechas públicas el fin de semana, de gente bebiendo en las calles. Tampoco se puede concebir que 44 vehículos hayan sido retenidos solo en el sector del Parque Metropolitano el domingo, por circular cuando está prohibido, o que se hayan emitido 214 citaciones de tránsito el fin de semana. Es posible salir a trabajar, a abastecernos de lo necesario, por una emergencia, pero la fiesta y el goce deben esperar. Si no somos responsables, no habrá sistema de seguridad ni de salud lo suficientemente grandes para contener al covid-19. (O)

Medios Públicos EP