Responsabilidad y búsqueda de consensos para la renegociación de la deuda

04 de agosto de 2020 - 00:00

Tres beneficios. Eso consiguió el país en la renegociación de la deuda de bonos Global, que es de 17.375 millones de dólares, así lo anunció ayer el Ministro de Finanzas Richard Martínez: reducir el capital de la deuda de bonos; menos intereses y extender el plazo de pago.

Ecuador obtuvo una votación histórica en ese proceso, más del 97% de los tenedores de bonos respaldaron esa renegociación, escribió en su cuenta de Twitter el presidente de la República, Lenín Moreno.

Esa propuesta, que se hizo el 6 de junio pasado y recibió el apoyo de la mayoría de tenedores (98,15%) en un tiempo récord, establece la reducción de 1. 540 millones de dólares del capital de la deuda; aliviar en el flujo por más de 10. 000 millones de dólares en los próximos cinco años; disminuir la tasa de interés promedio del 9,2% a 5,3%; duplicar el plazo, de 6,1 años en promedio a 12,7 años; extender el período de gracia: cinco años en capital y dos años en interés. También diferir los intereses no pagados y acumulados, entre marzo y agosto (más de USD 1.000 millones), ahora pagaderos entre 2026 y 2030, con una tasa del 0%.

La renegociación aliviará el pago del servicio de la deuda en los próximos 10 años, abrirá las puertas para recibir financiamiento internacional y enfocarse en la protección a los más pobres, sostener la dolarización y en la reactivación económica.

Según Martínez, el proceso de renegociación de Ecuador es inédito en el mundo y demuestra la confianza en el nuevo rumbo que tomó el país durante el gobierno del presidente Moreno. Aunque admitió que ese camino no está exento de riesgos ni de obstáculos como el de la semana pasada: dos tenedores de esos bonos trataron de boicotear la renegociación y acudieron ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York, que negó su petición.

Augusto de la Torre, integrante del Consejo Asesor de la renegociación, resaltó que Ecuador convenció a los acreedores con una posición amigable y sin confrontación. Por ejemplo, el país pagó 346 millones de dólares del bono 20/20 que vencía el 24 de marzo de este año. Así el Gobierno evitó el default de esa deuda externa, no canceló 197 millones de dólares por los intereses, y consiguió acuerdos para reperfilar la deuda y obtener nuevos créditos. Sin embargo, esa decisión fue criticada por algunos sectores políticos y sociales porque se hizo en plena pandemia y en medio de una crisis económica.

Ecuador, además, trabaja con el Fondo Monetario Internacional para conseguir un nuevo acuerdo que tome en cuenta la realidad del país y del mundo en las actuales circunstancias debido al covid-19. 

Medios Públicos EP