Un rechazo frontal de Moreno al "socialismo corrupto"

- 11 de octubre de 2018 - 00:00

Durante la sesión solemne por los 198 años de independencia de Guayaquil, el presidente de la República, Lenín Moreno, recurrió una vez más al discurso directo y frontal sobre lo que él piensa respecto de la izquierda, en la cual militó desde su época de estudiante, el socialismo y las ideologías.

Sin ambages rechazó el “socialismo corrupto” que acumula poderes, que se sirve y no sirve, que solapa crímenes, que irrespeta la libertad de expresión, a las personas y sus derechos y, en definitiva, que aterroriza. Hubo en el país una generación idealista que soñaba con tiempos mejores de justicia, de equidad, pero los términos “fueron prostituidos por sinvergüenzas” que se apropiaron de palabras como revolución, socialismo, izquierda, compañero y política; pero ahora toca recuperar la dignidad, no solo del país, sino del vocabulario político.

A criterio del Primer Mandatario, el socialismo hay que reinventarlo día a día y advirtió que puede haber coincidencias con otras líneas de pensamiento sin perder de vista los principios de la equidad, la inclusión y el respeto a los derechos humanos. A la hora de construir un país, de generar inversión y producción, empleo y bienestar para las familias, lo más importante es el emprendimiento, dijo un Moreno que durante sus años previos a llegar al poder ejerció funciones de empresario.

Hubo en la historia reciente de Ecuador un período de intolerancia, de desconfianza y desunión, pero se ha recuperado el respeto, la transparencia, el diálogo entre los ecuatorianos. En el mensaje subrayó que en un año y medio de gestión gubernamental se ha enfrentado a la mayor crisis económica, moral, ética y social de la historia contemporánea.

Pese a la fuerza ideológica del discurso, el Presidente también habló de acciones tangibles, como por ejemplo dar más oportunidades a los jóvenes duplicando los cupos de ingreso a la universidad, se han entregado créditos para sus emprendimientos y, al mismo tiempo, se brindó apoyo a las pasantías laborales. El empleo juvenil es otra de las obras sociales de la actual administración. (O)