Radios comunitarias y reversión de las frecuencias, urgente

16 de abril de 2012 - 00:00

Para el sentido común no queda claro qué mismo discuten los asambleístas cuando de frecuencias se trata. Para unos, como aquel de Sociedad Patriótica que posee una frecuencia, el voto depende solo de su negocio. Otro, llamado independiente “peninsular”, solo votaría por la ley si le garantizan que la suya no será revertida. Y hay los que se llaman representantes del movimiento indígena, que no votarían por toda la ley porque coarta la libertad de expresión.

Entre todos hay un eje común, que ya ni siquiera los coloca en la derecha o en la izquierda, sino solo en el interés particular, grupal y corporativo. En otras palabras, no legislan para el bien común sino para el interés privado. Y no fueron elegidos para eso. Por suerte no son la mayoría, pues la primera mayoría de la Asamblea se ha "fajado" por una ley que garantice derechos y dé un salto cualitativo. Como esa primera mayoría no cuenta con el beneplácito de la prensa privada ni de los poderes fácticos, entonces no cuentan sus principios, solo el supuesto y posible veto "negativo" del Presidente.

En todo caso, ha quedado demostrado que el interés colectivo no está en los planes de la oposición. Y mucho más doloroso es que la izquierda opositora, que se dice portadora de las demandas populares, se haga a un lado con el tema de las radios comunitarias. ¿Cómo entonces quieren cambiar la matriz mediática del Ecuador? ¿Apoyando las tesis de quienes tienen frecuencias y están en los partidos Sociedad Patriótica, Prian, PSC, ID, etc.? ¿No se ha dado cuenta la izquierda, con su supuesta oposición programática, que al único que le hacen el favor histórico es al bloque de poder económico, financiero y oligárquico que ha gobernado, sin estar en el gobierno, en los últimos 50 años? No, no se dan cuenta, porque actúan del mismo modo que siempre: mirándose el pupo y dejando la historia a un lado, la transformación en sus manuales y a la gente solo en los afiches y banderas.