Los dos proyectos aprobados para enfrentar la pandemia

- 18 de mayo de 2020 - 00:00

#AEcuadorLoLevantamosTodos La Asamblea aprobó el viernes y el sábado el proyecto de Ley de Apoyo Humanitario y el de Finanzas Públicas para proteger la salud, garantizar el empredimiento y el empleo durante la crisis sanitaria, económica y social. Las dos propuestas pasaron con el voto de Alianza PAIS (AP), CREO y aliados del Bloque de Integración Nacional (BIN) y la Bancada Acción Democrática Independiente (BADI). Mientras que el Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero (PSC-MG), la Revolución Ciudadana (RC) y algunos independientes votaron en contra de ambos proyectos del Ejecutivo, y alegaron que son “impositivos”. Sin embargo, el presidente Lenín Moreno solicitó eliminar las contribuciones de la Ley de Apoyo Humanitario para conseguir consensos en todas las bancadas, recuperar la economía y defender el empleo. ¿Cómo quedaron los socialcristianos y correístas? Para analistas que se pronunciaron en las redes sociales es evidente que ellos actuaron por cálculo político con proyección a las próximas elecciones de 2021 y no para beneficiar al país. Ambas tiendas políticas señalaron que la Ley de Finanzas viola la autonomía del IESS y de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD). Pero ese proyecto limita el gasto público y crea un fondo de ahorros para afrontar crisis como las actuales. Los socialcristianos, que han denunciado la estela de corrupción de los correístas, se unieron a ellos para votar en contra de los dos proyectos. Quizá la bancada del PSC-MG olvida que su expresidente León Febres Cordero impuso medidas económicas como incremento del precio de los combustibles a un 80% para afrontar la reconstrucción de las zonas afectadas por dos terremotos en 1987. Mientras los correístas olvidan que el gobierno de Rafael Correa, sentenciado a ocho años por el caso de corrupción Sobornos, consiguió la aprobación de la Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana para la reconstrucción por el terremoto en Manabí y Esmeraldas en 2016. Aunque esos recursos no llegaron a los beneficiarios y terminaron en corrupción. (O) 

Medios Públicos EP