Primero fue la marcha, ahora le toca al ciclismo con Carapaz

- 15 de mayo de 2018 - 00:00

Han transcurrido casi 22 años desde que Jefferson Pérez se consagró como el primer ecuatoriano en lograr una medalla olímpica (de oro) en Atlanta. Después conseguiría otra medalla olímpica (de plata) en Pekín en 2008 y ganaría, además, los mundiales de marcha atlética de 20 kilómetros en 2003, 2005 y 2007.

Hasta antes de que eso ocurriera, la marcha era muy poco conocida en nuestro país, salvo en la ciudad natal de Pérez, Cuenca, donde siempre se practicó esa disciplina deportiva. En la actualidad es muy común, en cada competencia mundial de marcha, la presencia de competidores, hombres o mujeres. Pérez fue el pionero y el gran motivador para que siempre haya compatriotas en todas las pistas atléticas del mundo.

Algo similar parece estar ocurriendo con el ciclista Richard Carapaz, ganador de un tramo del Giro de Italia, considerado entre los más importantes a escala mundial. Así como la marcha en Cuenca, el ciclismo forma parte de la tradición competitiva de la provincia del Carchi, una disciplina que goza de enorme popularidad, incluso por sobre el fútbol, que es considerado el deporte más popular en Ecuador. Con Carapaz también se repite el hecho de que el deportista es de origen humilde, nace con muchas limitaciones para entrenar y tratar de sobresalir. Julio Andrade es un pequeño pueblo de la provincia de Carchi, pero sus habitantes ya lo consideran como “tierra de campeones”.

El carchense, que está a pocos días de cumplir 25 años, sorprendió al país y al mundo cuando subió al podio tras ganar el 12 de mayo su primera competencia internacional, que lo ubica ahora en el sexto puesto de la clasificación general del Giro de Italia. En la categoría juvenil sigue en el primer lugar, pero Carapaz fue a Italia para disputarle el liderazgo a los grandes. Y lo está consiguiendo. Su madre, Ana Montenegro, contó que estuvo muy cerca de retirarse del ciclismo cuando falleció su entrenador; pero Carapaz decidió triunfar. Así como la marcha, ahora el ciclismo tiene en Carapaz un motivo de inspiración para triunfar en medio de un deporte competitivo y exigente. (O)