A Posorja se le abren nuevas oportunidades de desarrollo

- 09 de julio de 2018 - 00:00

El inicio del dragado del canal de acceso del que será el puerto de aguas profundas de Posorja ha comenzado. El pasado viernes empezaron las obras, lo que genera optimismo, pues esta infraestructura es de enorme importancia para el desarrollo nacional, pero sobre todo se espera que tenga un impacto en la generación de empleo. Las comunidades locales tendrán nuevas oportunidades.

Guayaquil, el puerto principal, requiere expansión y de allí surge la necesidad de Posorja, parroquia rural del cantón. Es importante que las empresas que operarán en esta localidad contraten a los comuneros, pero también a los ciudadanos del vecino General Villamil Playas.

Así el círculo virtuoso del desarrollo se cierra.

Pero Posorja, históricamente, ha sido una comuna de pescadores. Por ello se deben dar todas las garantías necesarias para que este oficio no corra riesgo. Es necesario socializar las obras para que las personas conozcan qué se hará exactamente allí. Toda obra humana genera impacto ambiental, eso es indiscutible, pero el éxito radica en que esta afectación sea lo menor posible.

En esa zona también hay una actividad turística importante con el avistamiento de delfines. Los cetáceos nadan justo en frente de lo que será el puerto.

Hay que cuidar la fauna marina porque de ella vive un considerable número de personas.

Y por último es necesario dotar a Posorja de servicios básicos, aquejada hace poco de falta de agua potable. Gobiernos locales (Municipio y Prefectura) tienen que trabajar de manera conjunta con el Estado central para que haya agua potable, alcantarillado, energía eléctrica, carreteras, vías. El puerto debe ser visto como una obra integral para que la riqueza llegue a todos. (O)