Por una integración binacional efectiva

20 de diciembre de 2011 - 00:00

La visita a Ecuador de Juan Manuel Santos, presidente constitucional de la República de Colombia, es altamente significativa para el afianzamiento de las relaciones diplomáticas entre las dos naciones, la firma de acuerdos de cooperación bilateral y el desarrollo impostergable de la frontera norte.

El jefe de Estado, huésped ilustre de nuestro país, le ha dado la más alta importancia a la invitación que le hiciera Rafael Correa, primer mandatario de Ecuador.

La agenda de la nutrida delegación ministerial vecina había sido preparada para  examinar los temas de seguridad, la forma de viabilizar el libre tránsito de personas, temas de migración y  problemas que podrían obstaculizar la fluidez
del transporte terrestre, así como asuntos  de comercio, interconexión eléctrica y cooperación energética.

Su actitud personal, al margen del protocolo y la retórica que caracteriza a los hechos  más relevantes, como el que se desarrolló ayer en la capital, revelaba el propósito de mantener abiertos los canales de diálogo, para que la ratificación del óptimo estado por el que pasa la relación binacional sea una realidad para el largo plazo, luego de que se produjera la ruptura por el bombardeo a una base clandestina de las FARC, en territorio ecuatoriano.

Aquel fue un episodio doloroso y lamentable que se produjo mientras -quien es hoy el gobernante- se desempeñaba como ministro de Defensa en el régimen de Álvaro Uribe. Pero los grandes hombres “hacen camino al andar” y  se caracterizan por reconocer los senderos que redireccionan sus pasos  hacia metas y objetivos comunes trazados, en este caso, en los ideales  bolivarianos de  paz y solidaridad.

Consciente de esta filosofía, agradeció al presidente Rafael Correa y al Gobierno Nacional por el cálido recibimiento y la   cooperación enviada para ayudar a  los damnificados por el invierno.