Los paisajes del país son muy bonitos en estos días, pero…

- 13 de julio de 2019 - 00:00

Tres fotos llamaron la atención en la Redacción de EL TELÉGRAFO. La primera sobre la zona montañosa de El Cajas, en el sur del país; la segunda, sobre lo colorido que se ve Quito en estos días; y la tercera, una gran vista panorámica de Ambato. Dos de ellas pusimos en nuestras portadas y una en página interior. Todas tienen algo en común: pocas nubes en el cielo.

Impresionan esos paisajes, pero de alguna manera también preocupan. La llegada del verano implica una mayor exposición a los rayos ultravioleta (UV) y por ende aumenta el riesgo de generarse enfermedades de la piel. En una de nuestras publicaciones se recoge el testimonio del conductor de taxi Vicente Zárate. Él reconoce que se protegía poco cuando conducía durante el día.
Empezó a poner cuidado luego de que un allegado enfrentó un cáncer de piel.

Ahora, según él, utiliza manga larga en sus jornadas de trabajo bajo el sol. Las precauciones han llegado una vez que las autoridades han prevenido sobre los altos rangos de rayos UV. Sin embargo, muchas generaciones han ignorado esos riesgos. La falta de información respecto al tema pudo influir en que las personas no sean cautelosas. Y, por ende, no se crearon hábitos ni medidas al respecto. Quito registra un promedio de 650 casos de cáncer de piel. Los hombres tienen la mayor tasa de incidencia: 35,8% frente al 31,2% de las mujeres.        

La capital, por su posición geográfica, es la más afectada. De hecho, los dermatólogos insisten en que el quiteño debe proteger su piel incluso en los días de sombra, y más cuando el cielo está despejado. Recomiendan el uso de protector solar de manera constante, a las 08:00, 12:00 y 15:00. Incluso, buscar siempre la sombra entre las 10:00 y 15:00.

Estos hábitos han sido recomendados justamente por las cifras de cáncer de piel en el país y no solo en la Sierra, también en la Costa. Parecería que todas las precauciones dependen de cada persona, sin embargo, los cuidados pueden fomentarse desde todas las instituciones. En el futuro pueden ser necesarias políticas más estructurales para hacer más accesibles los protectores solares e incluso la ropa con protección UV, la cual ahora mismo es costosa. El mundo cambió para bien y para mal. (O)