Número de candidatos es alto, pero listas serán revisadas

- 27 de diciembre de 2018 - 00:00

Todos los ciudadanos tienen derecho a elegir o ser elegidos. Todos somos iguales frente a la ley; esa es la premisa y tal vez la razón para encontrarnos frente a una inusitada presencia de candidatos, especialmente a las alcaldías de Quito, Guayaquil y Cuenca. Cerca de 20 candidatos en Guayaquil, 14 en Quito, por ejemplo, parece demasiado, hay candidatos muy poco conocidos y al parecer con mínimas posibilidades.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) reconoce a 278 organizaciones políticas habilitadas en el ámbito de la acción nacional, provincial, parroquial y cantonal, que ejercieron el derecho a la inscripción de sus candidaturas. Sin embargo, esas inscripciones serán sometidas a una verificación, cuyo plazo es en los primeros días de enero.

Entre principales y suplentes se inscribieron 77.838 candidatos en todo el país, una cifra récord, según informó la presidenta del CNE Diana Atamaint. En el país se elegirán 11.069 autoridades, que se resumen en 23 prefectos provinciales e igual número de viceprefectos, 221 alcaldes municipales, 864 concejales urbanos, 443 concejales rurales, 4.094 vocales de juntas parroquiales rurales, con sus respectivos suplentes.

Se elegirá también a siete integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, con sus respectivos suplentes. Todas las candidaturas pueden ser impugnadas de manera fundamentada y las 24 juntas provinciales electorales verificarán que no incurran en las inhabilidades establecidas en la Constitución, la Ley Orgánica Electoral y el Código de la Democracia.

Las elecciones del 24 de marzo, para las cuales hay 13,2 millones de inscritos, deben desarrollarse en el marco del más absoluto respeto a la soberanía popular. El CNE advirtió sobre el uso de recursos públicos, algo que está prohibido y que además es un tema de ética política. Todos los candidatos que ejercían un cargo de elección popular renunciaron antes de inscribir su candidatura, lo cual es parte de la transparencia necesaria de no sacar ninguna ventaja frente a otras candidaturas. (O)