Maduro se aferra al poder; América y el mundo lo aíslan

- 11 de enero de 2019 - 00:00

ezuela que vive su peor crisis política, social y económica. En una sesión extraordinaria, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó con una amplia mayoría la ilegitimidad del segundo mandato previsto hasta 2025, de acuerdo con unas elecciones sin observadores imparciales y no reconocidas por la oposición venezolana.

La resolución de la OEA, que contó con el apoyo de Ecuador, fue respaldada además por Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía. En contra votaron Bolivia, Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

No reconocer la legitimidad del mandato presidencial de Maduro no estaba en los cálculos de la diplomacia venezolana, que un día antes se había dedicado a responder una resolución similar proveniente del Grupo de Lima. Aun así, con una notable ausencia de la mayoría de jefes de Estado de América Latina y del mundo, Maduro asumió el mando tras ganar unas elecciones a las que se presentó solo y con un récord de ausentismo en las urnas.

A la ceremonia, efectuada en el Tribunal Supremo de Justicia, asistieron los presidentes de Bolivia, Nicaragua, El Salvador y Cuba; además de los líderes de dos países poco conocidos y no reconocidos por la ONU: Osetia del Sur y Abjasia.

El mandatario Lenín Moreno anunció el miércoles que no enviaría a una delegación oficial a Caracas y reiteró que la crisis de Venezuela se debe resolver mediante el diálogo y la reconciliación. También recordó que, por haber señalado problemas con los derechos humanos en ese país, “recibimos gratuitamente injurias”, lo cual llevó a retirar a nuestro embajador y pedir la salida de su par venezolana.

La protección de los derechos humanos es una obligación legal y ética, no una intervención en asuntos internos de otros países, reiteró el Presidente de la República. (O)