Millonarias glosas establece la Contraloría en el IESS

- 16 de febrero de 2019 - 00:00

En los años sesenta, setenta y hasta los ochenta del siglo anterior, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) era motivo de orgullo para los afiliados y de esperanza para los jubilados. La sociedad confiaba porque sus aportes mensuales estaban asegurados para una futura jubilación y los hospitales tenían todos los insumos para responder a sus demandas de salud, sin aglomeraciones y con citas oportunas y acordes con la urgencia del paciente.

Con el retorno de la democracia, a finales de los setenta, la entidad aseguradora comenzó a recibir fuertes presiones políticas que derivaron en la contratación innecesaria de empleados; el rol de pagos se infló y al mismo tiempo el gasto corriente. Para empeorar más la situación de los afiliados, durante la década anterior el Estado dejó de pagar el 40% de aportación, lo cual afectó la sostenibilidad de los fondos administrados por la entidad.

La Contraloría efectuó en los últimos meses más de 40 auditorías para que el país conozca el mal manejo administrativo y estableció glosas por $ 88 millones y la destitución de 60 funcionarios. El análisis se concentró en los últimos siete años de gestión del IESS. Entre las observaciones efectuadas consta la infraestructura hospitalaria, adquisición de medicamentos y equipos, recursos humanos, situación de los fondos previsionales y estudios actuariales.

El contralor Pablo Celi precisó que nueve informes con indicios penales fueron enviados a la Fiscalía para que inicie las acciones que corresponden. Por ejemplo, para la construcción de infraestructura hospitalaria y adquisición de bienes se contrató personal sin que haya sustento técnico, económico y legal.

Otro ejemplo de negligencia y de irresponsabilidad: los medicamentos para el tratamiento de enfermedades catastróficas, como cáncer, diabetes y VIH, caducaron sin que se haya procedido a su canje oportuno y tampoco se cobraron multas por $ 2,2 millones por incumplimientos contractuales. La seguridad social es de todos los ecuatorianos; algún día había que investigar el mal manejo de la entidad y la acción de control debería continuar. (O)