Un mensaje de unidad envía Duque al asumir el poder

- 09 de agosto de 2018 - 00:00

Mirar hacia el futuro, construir consensos, buscar la verdad hasta encontrarla, pero sin revanchas, son algunas de las ideas expresadas por el actual mandatario de Colombia, Iván Duque, durante la posesión presidencial a la que asistieron varios jefes de Estado, incluido Lenín Moreno.

Un mensaje en el que habló de un pacto social por un país que vivió más de medio siglo bajo la amenaza de la guerrilla y del narcotráfico, lo cual generó polarización política en ese país debido a los acuerdos de paz que lideró el expresidente Juan Manuel Santos.

Duque aseveró que cree en la desmovilización y en el desarme, así como en la reinserción de toda la base guerrillera, ya que muchos de los que participaron en esos procesos violentos fueron reclutados forzosamente o separados de su entorno por la intimidación de las armas.

Por el respeto que se merece Colombia, Duque anunció que se harán algunas correcciones a ese proceso de paz para que familiares de las víctimas conozcan la verdad, que se haga justicia y se repare a los afectados por tantos años de violencia. Denunció “fallas estructurales” en la implementación de los compromisos que asumió Santos, que incluso ganó el Nobel de la Paz en 2016 por la negociación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Santos considera que gracias a los acuerdos se han evitado por lo menos 3.000 muertes por año. Los jefes rebeldes incluso ocupan escaños que les reservó el acuerdo con el Gobierno, pero Duque cree que han cometido delitos atroces.

Colombia no se ha librado de la corrupción y en ese sentido el nuevo mandatario habló de reformas legislativas para endurecer las sanciones contra los corruptos y algún ajuste a la Constitución para evitar que, en adelante, el narcotráfico y el secuestro puedan ser considerados como delitos conexos a los delitos políticos.

A Duque le queda como pendiente un acuerdo de paz con el Ejército de Liberación Nacional que su antecesor no alcanzó a gestionar. Para El Tiempo de Bogotá, fue positivo que Duque no haya dado un portazo a la posibilidad de alcanzar este nuevo acuerdo de paz. (O)