Lucha contra la corrupción, pero con todo el respeto

- 07 de noviembre de 2018 - 00:00

Dirigir un país es una tarea muy delicada, que requiere de enorme responsabilidad. Los fenómenos sociales se producen sin que nadie los haya previsto. ¿Alguien imaginó alguna vez que a nuestro país ingresarían cerca de 900.000 venezolanos y que por lo menos 228.000 se quedarían en Ecuador? Tal vez a nadie se le pasó por la mente y el fenómeno se convirtió en una realidad que se debe asumir responsablemente.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, llamó por teléfono al Presidente de la República para felicitarlo por su lucha contra el narcotráfico y la corrupción que, por lo general, caminan por el mismo carril. La gestión del Poder Ejecutivo ha sido frontal para luchar contra el narcotráfico, que prácticamente se había apoderado de la frontera norte en la provincia de Esmeraldas.

Un despliegue militar y policial en ese territorio fue fundamental para detener el tráfico de drogas y de precursores químicos para procesar la droga que se cultiva en el lado colombiano de la frontera. “La lucha contra el narcotráfico y la corrupción son pilares fundamentales de la gestión gubernamental”, señaló el Presidente, de acuerdo con una información de la Secretaría Nacional de la Comunicación (Secom).

Según la fuente oficial, el secretario Pompeo reconoció el trabajo de Ecuador por la defensa absoluta de los derechos humanos y su relacionamiento internacional en lo político y económico. Un aspecto importante en el diálogo con Lenín Moreno son las acciones desplegadas en el tratamiento y atención a los migrantes venezolanos que se han desplazado hasta territorio ecuatoriano.

Precisamente, el lunes, el Gobierno Nacional presentó un protocolo para promover una migración ordenada y segura para los ciudadanos que arriban al territorio, procedentes de Venezuela. En ese protocolo participan los ministerios de Relaciones Exteriores, Interior y de Inclusión Económica y Social. Si bien el flujo de migrantes ha disminuido de 5.000 a 2.000 por día, preocupa que el 21% del total son niños y adolescentes. (O)