Los rumores sobre sueldos a militares son conspirativos

09 de febrero de 2012 - 00:00

Algunos muy bien “inteligenciados” militares en servicio pasivo no dejan sus “rutinas”. Formados en inteligencia, escenarios, juegos y maniobras, insisten en crear condiciones para generar incertidumbres. Lo han hecho sobre las supuestas conexiones con las FARC, de grupos subversivos, de espionaje cubano y venezolano, entre otras cosas que “sueltan” en los medios de comunicación a esos reporteros “agenciosos”.

Ahora  les ha dado por lanzar “bolas” entre los militares de servicio activo sobre supuestos perjuicios salariales y de prebendas “históricamente” dadas a ellos. Y, de lo que se sabe, lo hacen utilizando los mismos “recursos” de las Fuerzas Armadas: correos electrónicos, reuniones con el personal de servicio pasivo, en las instalaciones de las asociaciones de retirados, etc.

Lo que está claro es que ni están interesados en trabajar en beneficio de los militares, y menos buscando unas mejoras, porque todas las que tienen ahora no las conquistaron esos “jefes” que ahora aparecen como líderes de los soldados. Cuando ellos fueron jefes (lo dicen algunos militares) nunca hablaron ni trabajaron a favor del bienestar del soldado raso; sí usufructuraron su condición para viajar y “palanquear” a sus allegados, entre otras prácticas reprochables.

Pero como son parte de toda una estrategia y estructura de oposición y de conspiración, usan esos mecanismos que aprendieron en las centrales de inteligencia de otros países, cuando imperaba la doctrina de seguridad nacional.

Esos “agenciosos” militares en servicio pasivo  no entienden que ahora hay Estado y que  las Fuerzas Armadas cumplen un rol fundamental y son reconocidas como tales, pero dentro de un marco legal que no hace privilegios a unos funcionarios de otros. Cada cual sabe el rol que cumple para que la sociedad avance y la inequidad sea menos. Eso no estaba en los manuales de inteligencia que aquellos  saben de memoria.