Algunas lecciones sobre el admirable Richard Carapaz

- 04 de junio de 2019 - 00:00

En una de sus acepciones, la palabra fábula se refiere a algo muy bueno o extraordinario. Así fue como el principal diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport titula la hazaña lograda el domingo por el ciclista Richard Carapaz, ganador del Giro de Italia.

Fue la primera ocasión en la cual un deporte diferente al fútbol logró paralizar a Ecuador; era la primera vez también que las redes sociales descansaron de goles, penales, agresiones o posiciones fuera de lugar y se dedicaron a comentar la prueba a contrarreloj, la última de tres semanas de una competencia desgastante en lo físico, pero que llenó de esperanzas a millones de ecuatorianos que conocieron un deporte al que poca atención prestaban y que definitivamente se quedará en nuestra memoria hasta la próxima carrera.

Sin embargo, el ciclismo no era desconocido para una parte del territorio ecuatoriano, como es la fronteriza provincia de Carchi y para Tulcán, su capital. En esa parte del país el ciclismo ocupa la mayor de las preferencias, por sobre otros deportes que, en el resto de Ecuador, son prioritarios.

Según referencias de habitantes de Carchi, el ciclismo es primero en preferencias, a continuación viene el ecuavoley, después el patinaje; y en cuarto puesto, mucho más atrás del primero, está el fútbol, un deporte que mueve mucho dinero y pasiones. Pero el ciclismo en el norte del país se practica y se vive desde edades tempranas, pese al frío y a la altura, en la carretera, en las calles.

En los mercados se instalan pantallas gigantes para ver el ciclismo y aplaudir al que hoy es considerado como un héroe, a Richard Carapaz.

Al atletismo no le prestamos la misma atención que al fútbol y, al igual que el ciclismo, nos ha dejado enormes satisfacciones, como por ejemplo la primera medalla olímpica con Jefferson Pérez o las carreras de San Silvestre, Brasil, que tantas veces ganó Rolando Vera. Con Richard Carapaz, que durante la competencia cumplió 26 años, se abren enormes expectativas para todo el deporte nacional. (O)