EDITORIAL

La responsabilidad colectiva para el momento más crítico

- 24 de abril de 2016 - 00:00

Como nunca antes, han coincidido dos grandes problemas: la caída estrepitosa de los precios del petróleo y el mayor sismo en toda la historia de Ecuador. Y frente a eso nos corresponde una tarea colectiva, solidaria, sensata e inteligente: afrontar este reto como una gran oportunidad para salir adelante, comprometer los mayores esfuerzos, despojarnos de la politiquería barata, trabajar con los mejores profesionales y, sobre todo, explotar nuestras mayores capacidades. No es hora de culpas insulsas y mucho menos de aprovecharse de la situación para proponer salidas políticas desestabilizadoras. El Gobierno central y los autónomos descentralizados tienen por delante una dura batalla: reajustar presupuestos, redefinir prioridades y aplicar austeridad, sin afectar a los más pobres y sin descuidar los servicios básicos. Algunos alcaldes y prefectos han dado muestras de una sensatez digna de aplauso. Entienden la responsabilidad de administrar en medio de una tragedia. Sin embargo, hay políticos y medios de prensa que se retratan por sí solos: ahora ellos pretenden dar clases de moral y de administración. La historia los juzgará. Nadie estaba preparado para una coyuntura de estas características. De hecho, algunos pensaron que del Estado siempre recibirían todo sin dar nada a cambio. Ahora debemos probar si de verdad somos patriotas y solidarios. Y dar lo mejor sin exhibicionismo. (O)

Últimas noticias
Medios Públicos EP