La Comisión de la Verdad ya genera resultados concretos

- 02 de julio de 2016 - 00:00

Han tenido que pasar casi 30 años para entender cómo obraron ciertos actores políticos en nuestro país. Y sí, decimos actores políticos, porque su trabajo respondió a un modo de ejercer la política pública y en particular qué pasó con el respeto a los derechos humanos. Si se revisan en detalle las ediciones de los medios de comunicación de los años 80 y se fija en los titulares y fotografías (como se describe en dos tesis académicas) se comprueba la diferencia con lo que pasa ahora: mientras en esa época se destacó la represión, ahora se censura, ignora o desconoce que no se trató solo de represión sino, además, de una política violatoria de los derechos humanos de las personas perseguidas por la justicia, en un tiempo en el que se cometieron excesos y flagrantes crímenes de toda clase, incluso de lesa humanidad. Ahora se puede comprender el sentido y valor de la Comisión de la Verdad que emitió su informe en 2010. Sin ese documento (motivo de editoriales ofensivos y poco reflexivos sobre una realidad cruel) no podría hacerse justicia con algunas víctimas y familiares. (O)