Justicia para Juliana

- 07 de julio de 2019 - 00:00

Un día como hoy, hace siete años, Juliana Campoverde salió de su casa y no volvió más. El 7 de julio de 2012 su madre, Elizabeth Rodríguez, la abrazó por última vez, sin imaginar que desde entonces empezaría una peregrinación para hallar respuestas. “A mi hija la desaparecieron”, confirmó la mujer en una de las audiencias de un juicio que apenas se inició el 2 de julio de 2019.

El país ha sido testigo de la fuerza de Elizabeth, quien desde hace 2.555 días no ha dejado de pedir “justicia para Juliana”. Una justicia que no ha llegado porque todavía no existen certezas. Desde que el principal sospechoso de la desaparición de la joven se acogió al derecho al silencio, las respuestas apenas gotean. ¿Qué pasó? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? Son interrogantes que empujan a la madre a no descansar en su lucha.

Elizabeth Rodríguez es la voz y el rostro de cientos de madres que diariamente peregrinan aferradas al retrato de sus hijos, a la incertidumbre y la impotencia. De esas mujeres que golpean las puertas de todas y cada una de las instituciones, que van de funcionario en funcionario para que sus historias no se empolven y pasen a engrosar un archivo.

Según estadísticas del Ministerio del Interior, en Ecuador existen alrededor de 1.495 casos no resueltos de personas desaparecidas. Los operadores de justicia deben estar capacitados para actuar con celeridad, responsabilidad y eficacia ante esta realidad.

La mamá de Juliana Campoverde también representa la lucha en contra de la impunidad. Además de recuperar a su hija, busca sentar un precedente pues su dolor no ha “prescrito”. No prescribirá. Ella ha sido enfática al reiterar que su lucha será hasta que le devuelvan a su hija.

Si el sistema la abandona, abandona también a las niñas, niños, jóvenes, mujeres y hombres desaparecidos. Los culpables, cómplices y encubridores tienen derecho al debido proceso; pero ese no puede congelarse. Es preciso que avance y concluya. La justicia debe llegar para la familia Campoverde. (O)