La justicia condenó al exhombre fuerte de Rafael Correa

- 15 de agosto de 2020 - 00:00

Culpable. La Corte Nacional de Justicia, que juzgó el caso Balda, sentenció al extitular de la extinta secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), Pablo Romero Quezada, a nueve años de prisión por el secuestro del activista, Fernando Balda, en Colombia, en 2012.

La Fiscalía comprobó que el plago se hizo en Bogotá y que se financió con recursos del Estado de la cuenta de gastos especiales de la Senain. Eso, sin mencionar que Romero también fue señalado por el delito de peculado relacionado a la operación "Caminito" que pretendió obtener información sobre presunto grupo de hackers que tenía datos de las Fuerzas Armadas, la Corte Nacional y otras entidades.

La operación para secuestrar a Balda fue coordinada por Romero desde Ecuador y ordenada por el expresidente Rafael Correa, quien está inculpado en esta misma causa, pero no será juzgado hasta su regreso al país. El exjefe de la Senain fue extraditado de Madrid por la Interpol, en febrero de 2020, y ha sido el único de los 10 prófugos del correísmo que volvió a Ecuador.

Romero fue arrestado por este caso en junio de 2018, pero fue liberado y pidió asilo político en España. El exhombre fuerte de la secretaría Nacional de Inteligencia contaba con el apoyo de los principales líderes del partido español Podemos, que cogobiernan en España y son cercanos a Correa, con quien mantuvieron relaciones ideológicas y de colaboración.

Según el portal Vozpópuli, el expresidente habló con ellos para evitar el traslado de Romero a Ecuador porque él también está inculpado. Sin embargo, al final, los españoles le dieron la espalda. El caso Balda parece ficción, pero fue una realidad durante un Gobierno autoritario que está señalado como uno de los más corruptos. El exlegislador de Sociedad Patriótica fue condenado por calumnias contra Rafael Correa y huyó a Colombia.

Desde allí denunció dos intentos de secuestro, el último fue el 13 de agosto de 2012. Balda fue interceptado por cuatro hombres y una mujer que lo obligaron a subir a un vehículo, lo golpearon y amenazaron de muerte. Pero unos taxistas que presenciaron ese hecho alertaron a la Policía y esta detuvo a los secuestrados. La Fiscalía colombiana inició un juicio contra ellos en el cual confesaron que cumplían una misión con agentes de la Senain.

En 2018, los exagentes de la Senain Raúl Chicaiza y Diana Falcón fueron detenidos por el plagio al activista. Por esta causa ya recibieron sentencia. Ellos, al ser cooperadores eficaces, recibieron una pena mínima. De 9 años de prisión se redujo a 21 meses de reclusión menor que ya fue cumplida.

Romero, además, tendrá que ofrecer disculpas públicas en un medio de comunicación de alcance nacional y colocar una placa en la institución que reemplazó a la Senain con el texto: “El sistema de inteligencia y contrainteligencia del país jamás puede estar destinado a perseguir ciudadanos sino a protegerlos”. (I)

Últimas noticias
Medios Públicos EP