El Impulso Joven apoya las ideas productivas

- 01 de agosto de 2018 - 00:00

Cuántas frustraciones se pueden sentir cuando existe una buena idea pero es imposible que se lleve a cabo por falta de financiamiento. Y es precisamente en la etapa adolescente cuando se termina un ciclo importante de la vida como es el colegio, que surgen las iniciativas más importantes.

Algunos aspiran a estudiar en la universidad, otros a conseguir un empleo que, por lo general, necesita de experiencia que a los 18 años casi nunca es posible haber alcanzado. La escasa oferta de empleo a esa edad muchas veces se sustituye con el esfuerzo individual, con los sueños por concretar una actividad que genere empleo, que mueva la economía.

A todo esto se lo conoce como emprendimiento que, sin embargo, es difícil si no se cuenta con un impulso inicial o un financiamiento que, en el caso de los jóvenes, es casi imposible que lo obtengan en el sistema financiero porque simplemente no se los ve como sujetos de crédito.

Una alternativa a este tropiezo inicial es el programa denominado Impulso Joven, una política pública nacional destinada a apoyar a la juventud mediante asesoramiento y financiación de proyectos. Se trata de un programa de inclusión de jóvenes de entre 18 y 29 años al sistema productivo del país, que genera condiciones de empleo adecuado, fomenta el desarrollo y sostenibilidad de los emprendimientos juveniles, y fortalece las capacidades profesionales y técnicas de la juventud en base a las demandas del mercado laboral.

No tiene limitaciones, pueden acceder a créditos personas con discapacidades, provenientes de los pueblos y nacionalidades indígenas, madres solteras, etc. El lunes se abrió en el Palacio de Carondelet una feria o exposición de algunos proyectos desarrollados por los jóvenes que recibieron créditos del BanEcuador para desarrollar sus ideas productivas. Un total de 34.000 créditos fueron entregados desde que la idea comenzó a concretarse a través de Impulso Joven.

El Presidente de la República visitó y constató los proyectos, alentó a no desistir de las ideas productivas: “No tengan miedo al fracaso, busquen alternativas, experimenten”. (O)