Un hito en la historia de la cirugía de trasplante

- 03 de agosto de 2018 - 00:00

Lo que ocurrió el mes pasado en el Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), no solo se trata de un trasplante de órganos, que es un tema sumamente complejo, es también un hito porque la cirugía se practicó en Quito, a 2.800 metros de altitud, donde hay menos oxígeno que a nivel del mar.

Es importante también porque la operación fue efectuada exitosamente por un equipo de médicos del HCAM, todos ecuatorianos, y la paciente fue una señora de 30 años, de escasos recursos económicos, que vivía en condiciones muy precarias.

Una cirugía, que duró 14 horas, debió demandar de muchos recursos médicos y tecnológicos que fueron proporcionados por el hospital que pertenece a todos los afiliados. También es necesario destacar que el trasplante fue posible porque se consiguió un donante, una persona que había fallecido y que decidió, al igual que su familia, donar los órganos para una persona que en los últimos meses solo podía respirar artificialmente.

La donación de órganos, que hace  tres décadas era imposible imaginar que se podría realizar, ya es una práctica común en muchos países del mundo y es importante que se conozca que en nuestro país también hay avances importantes.

En términos científicos es la remoción de órganos o tejidos del cuerpo de una persona que ha muerto recientemente o de un donante vivo, con el propósito de realizar un trasplante. Existen en el Ecuador antecedentes sobre donación de riñones, hígado, córneas. La donación de órganos requiere de algunas condiciones, la más importante es que sea voluntaria.

En 2017 se realizaron 141 trasplantes renales con donantes cadavéricos y 9 con donantes vivos; 36 hepáticos con donante cadavérico y uno vivo.

El mayor número fue de córneas, con un total de 420, de acuerdo con la estadística del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot). Para ser donante lo único que se requiere es voluntad y haber cumplido 18 años; es una decisión que debe ser conversada con la familia, señala el Indot. (O)