Guayaquil camina hacia un control de tránsito moderno

- 22 de julio de 2018 - 00:00

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) inauguró el viernes un moderno centro de control. La nueva infraestructura hará vigilancia de las calles de Guayaquil a través de las cámaras instaladas en los semáforos. El objetivo es mantener una supervisión en tiempo real del flujo vehicular para detectar las zonas calientes y enviar allí al personal uniformado, o tomar otro tipo de decisiones como cambiar la dirección de la calle, colocar señales, abrir otras vías, construir accesos, entre otros.
La ATM es una entidad de reciente creación. Nació cuando se descentralizó la competencia del tránsito y esta pasó a manos de los municipios. Guayaquil siempre se ha caracterizado por un tránsito caótico, por lo que poner orden allí ha sido un gran desafío.
Pese a las dificultades se han logrado avances. Elevar las multas y anunciar el castigo con carteles grandes ha servido, por ejemplo, para evitar que los automóviles se estacionen en la calle Boyacá o que los choferes se estacionen en doble columna en el centro de la urbe.
Otro éxito ha sido el respeto a las intersecciones. Su bloqueo es una de las principales causas de los congestionamientos en las horas pico. Pero una agresiva campaña de información sobre las multas ha calado en los conductores. El nuevo centro se enmarca en esa lógica.
Para controlar el tránsito de una ciudad como Guayaquil no solo hace falta agentes, muy importantes por cierto, sino también utilizar toda la tecnología posible. Si en el centro las calles son estrechas entonces los uniformados deben patrullar en bicicleta, o colocar radares que funcionan con energía solar en autopistas o instalar cámaras que multen de manera automática cada vez que un carro irrespete la luz roja de un semáforo o bloquee una bocacalle.
Esos recursos acompañados de una campaña de información y de educación vial, no solo para choferes sino también para peatones y ciclistas, ayudarán a tener un mejor flujo vehicular. (O)