Guayaquil apunta a convertirse en una ciudad ecoamigable

- 19 de agosto de 2018 - 00:00

Guayaquil fue sede de los Premios Latinoamérica Verde que se entregaron esta semana. Ante el Presidente de la República y el Alcalde la ciudad se presentaron 500 propuestas finalistas que si todas se hicieran realidad el planeta estaría en otras condiciones.

Este año al galardón se postularon 2.733 proyectos procedentes de 713 ciudades y 38 países. Un dato que demuestra que la ecología y el cuidado del medio ambiente es un asunto que importa y moviliza.

El cambio climático es una realidad y los premios sirvieron de escenario para que el alcalde Jaime Nebot anuncie importantes iniciativas para el puerto principal: buses eléctricos en el transporte público y ordenanzas para regular el uso de plásticos. Su administración ha sido fuertemente criticada por la falta de espacios verdes y la tala de árboles, pero si el burgomaestre puede dejar encaminadas las propuestas que mencionó (está a pocos meses de entregar el cargo) será un gran aporte.

Si Guayaquil reemplaza aquellos buses que dejan una humarada a su andar y prohíbe los sorbetes, bolsas y tarrinas que inundan el estero y el río, se habrá puesto la primera piedra para tener una ciudad verde. Y esa es una necesidad de las civilizaciones del siglo XXI porque son las urbes costeras las que más sufrirán con el aumento de los océanos.

Guayaquil es una de las ciudades más pobladas del país, por lo que las prácticas ecoamigables son urgentes y necesarias. El cuidado de la naturaleza no es únicamente un asunto político, es un problema transversal. De allí que el presidente Moreno haya llamado a los empresarios a conocer las propuestas finalistas y apoyarlas con recursos. (O)