Fujimori y Humala hacen pensar a Perú

31 de mayo de 2011 - 00:00

El debate televisivo del domingo último, en Lima, significó para los peruanos un aporte más a la decisión electoral del próximo domingo.

Y en lo fundamental reveló el perfil político de los dos finalistas: Ollanta Humala y Keiko Fujimori.

¿Con esos rasgos es más fácil tomar una decisión?

Del primero quedó clara su disposición a fortalecer el sistema político imperante e impulsar pequeños cambios de orden social sin grandes transformaciones en lo económico.

Atrás quedó la posibilidad de una asamblea constituyente para refundar a su país y luce su mesura en los mensajes que puedan alejarlo del apoyo empresarial y de los sectores medios altos. Y por supuesto hizo énfasis en las obras concretas que bien pueden hacerse desde un gobierno local o regional.

De Keiko Fujimori salió a la luz su experiencia política, fraguada desde que fue la primera dama de esa nación cuando su padre ejercía la Presidencia.

Y en esa experiencia resalta la capacidad para desprenderse de ese pasado con promesas que afirman el modelo neoliberal, lo retoca en lo social y apenas si menciona una reforma política profunda.

A la luz de los discursos y propuestas de los dos finalistas, queda absolutamente claro que no hay, en el corto plazo, grandes cambios para los pobres del Perú, para construir una institucionalidad que garantice una transformación de fondo y la triste confirmación de que el clientelismo marcará la pauta de cualquiera que resulte electo el próximo fin de semana.

De todos modos, la realidad indica que una cosa es el discurso frente a las cámaras, mucho más cuando las encuestas hablan de distancias cortas entre los candidatos; y otra la gestión gubernamental con una economía que no satisface las demandas de las mayorías y, en cambio, ha garantizado rentabilidad a las grandes empresas, nacionales y extranjeras.