Fortalecer la cooperación en la lucha contra la corrupción

- 10 de enero de 2019 - 00:00

En un trabajo infográfico presentado ayer por este diario se aprecia una captura de pantalla tomada de Google Maps, en la cual se nota el tamaño del terreno aplanado destinado a la construcción de lo que sería la Refinería del Pacífico, conocida en la actualidad como Refinería de Manabí.

Al lado de esa gráfica se aprecia un dibujo a escala con la forma del parque La Carolina de Quito y al lado otra similar del Parque Samanes, de Guayaquil. Sumados los dos parques equivalen al tamaño de la superficie donde se instalaría la refinería, por la cual el Estado desembolsó $ 1.531 millones; lo que la convierte en el mayor precio jamás pagado por algo que nunca comenzó a construirse.

Según el proyecto, la planta petroquímica estaría en capacidad de procesar 300.000 barriles de crudo, satisfacer la demanda interna de combustibles y reducir la importación de derivados del petróleo.

De acuerdo con la inscripción como compañía de economía mixta, en julio de 2008, y con la presencia del entonces presidente Hugo Chávez, los accionistas principales serían Petroecuador, con el 51% de las acciones, y las restantes de la venezolana PDVSA.

La refinería se iba a levantar en el sector conocido como El Aromo, entre Manta y Montecristi, y tendría una inversión total de $14.100 millones. Ha pasado un poco más de una década y ahí solo existe un extenso terreno y algunos procesos legales para determinar responsabilidades civiles y penales. Algo similar ocurre con otros cuatro proyectos construidos con sobreprecio y con una calidad deplorable.

El miércoles, el Presidente de la República recibió en Carondelet a los embajadores acreditados en nuestro país. Moreno manifestó el anhelo de su gobierno de trabajar con los países en temas relacionados con el cambio climático, la desigualdad y el desarrollo. También mostró su disposición a luchar contra el narcotráfico y la corrupción.

Y dijo: “Juntos podemos llevar ante la justicia a quienes quebrantan las ley, a quienes roban recursos de nuestros pueblos y truncan la vida de millones de seres”. (O)