Exportación de piezas de aluminio por $ 48,8 millones

- 05 de julio de 2018 - 00:00

En literatura o en obras narrativas se usa la ficción para describir a personajes imaginarios que el autor presenta para conocimiento de sus lectores.

La política, cuya acción tiene que ver con la doctrina, las ideas y el pensamiento, a veces se llena de ficciones y sus personajes parecen ser sacados de una novela por la capacidad de invención e interpretación sobre un suceso determinado. Fue lo que ocurrió cuando algunos políticos desataron toda su imaginación para denostar el hecho de que nuestro país, que no es productor de aluminio, resulta que lo exporta como producto terminado, con lo cual agrega valor a una materia prima que importa en bruto.

Es decir, hacen exactamente lo mismo que hacen los suizos cuando importan nuestro cacao fino de aroma y lo convierten posteriormente en uno de los mejores chocolates que exportan a todo el mundo y a los mercados más exigentes.

Claro que sería mejor exportar derivados del cacao, como en efecto está ocurriendo, y con buenos resultados. También que en vez de exportar petróleo crudo vendamos combustibles terminados, pero no tenemos esa capacidad de refinación y muchos países, que no son productores, prefieren instalar sus propias refinerías para elaborar derivados de acuerdo con sus prioridades.

El tema del aluminio surgió porque el presidente de Estados Unidos anunció medidas proteccionistas mediante aranceles al acero (25%) y al aluminio (10%). Oficialmente se alertó que esa medida afectará a empresas ecuatorianas que trabajan con el aluminio para exportarlo al mercado estadounidense.

¿Qué tiene de malo importar materias primas para luego desarrollar productos terminados y exportarlos? Absolutamente nada, pero para la ficción política fue un tema de conversación viralizado a través de redes sociales; que finalmente sirvió para enterarnos de que el país, sin producir un solo gramo de aluminio, exporta perfiles, tuberías, ventanas corredizas, puertas y paneles.

Y que todo eso generó ventas por $ 48,8 millones en 2017, mano de obra nacional y así contribuir al equilibrio de la balanza comercial. (O)