El lamentable éxodo de los venezolanos sigue en aumento

10 de junio de 2019 - 00:00

Las organizaciones, los foros internacionales, etc. debatieron en varias reuniones la crisis venezolana, pero infructuosamente. Las cifras actualizadas sobre venezolanos en el mundo subió a cuatro millones, de acuerdo con el más reciente informe de Acnur, el Programa oficial de las Naciones Unidas sobre Refugiados. Las democracias de América Latina y de Europa habían advertido lo que ocurría en Venezuela. Solo en referencia a América Latina, el ingreso de refugiados venezolanos crece sin medida y, según la cifra oficial, Colombia, país fronterizo con Venezuela, acogió a casi 1,3 millones; en tanto que Perú, que en los próximos días exigirá visa a los venezolanos, es el segundo, con 768.148 refugiados. A continuación aparecen casi con las mismas cifras Chile (288.233) y Ecuador (263.000). Otros países con alta migración venezolana son Brasil, Argentina y Panamá.

   Acnur afirma que el éxodo venezolano representa el movimiento más grande y más rápido de personas en la historia de América Latina, una región que se caracterizó por generar oleadas de migrantes, casi siempre por las mismas razones: la política, las dictaduras y los regímenes militares. La crisis migratoria de Ecuador se produjo por la crisis económica entre finales del siglo XX e inicios del XXI; los principales destinos de los compatriotas fueron España, Italia y Estados Unidos. Respecto a Venezuela, la alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados, Kelly Clements, denunció hace pocos días que ha aumentado la vulnerabilidad de los emigrantes venezolanos que, en la mayoría de casos, viven en situación de miseria.

   La crisis de refugiados de Venezuela solo es superada por Siria, un país que lleva varios años en una cruenta guerra y que ha generado el exilio de entre 6 y 7 millones de habitantes. Con la exigencia de visa en Perú es muy probable que ese éxodo se estacione en Ecuador y en las grandes ciudades donde, en la mayoría de los casos, viven en la indigencia, pese a la asistencia solidaria del Gobierno y de las organizaciones humanitarias. (O)